Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
24 de octubre de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > ARTÍCULOS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  30 de enero de 2012
  Jorge Bezares
  Un activista de doce años
  Como a todos los niños de mi edad, la muerte de Franco me sorprendió en la cama. A mi padre, antifranquista declarado, lo cogió pegado al transistor. Cuando expiró el dictador, despertó a toda la familia y descorchó una botella de cava de la cosecha del 36 o, al menos, eso decía él. Con el tiempo he llegado a la conclusión de que el acontecimiento luctuoso merecía una mentira etílica tan sumamente política. Pero para un niño con apenas doce años, la muerte de aquel señor mayor que tenía pinta de abuelete bondadoso fue un disgusto por la escenificación de la muerte a través de larguísimas colas de gente llorando ante un cuerpo presente, pero a la vez una doble alegría: por un lado mi padre salió del estado habitual de crispación con el que veía los telediarios y ahora reía a mandíbula batiente, y por otro porque varios días sin cole eran un regalo inesperado para los que rendíamos más culto a un balón de fútbol que a los libros. Cuando descubrí la conciencia y me enteré de por qué mi padre y mis hermanos escuchaban clandestinamente y con fruición una emisora remota llamada Radio Pirenaica, me convertí en un activista. Mi primera acción arriesgada, a los pocos meses de la muerte del dictador, fue pintar en la pizarra de mi clase una hoz y un martillo con tiza roja. Mi suerte fue que el maestro que entró a continuación confundió mi acto de reivindicación comunista con un jeroglífico egipcio. Tal fue mi frustración –yo esperaba que al menos me mandara al cuartelillo de la Guardia Civil y me tuvieran allí unas horas para poder convertirme en preso político–, que para la siguiente acción elegí un objetivo de impacto: el cura de mi pueblo. Una pintura verde fosforescente para la pintada no dejaría lugar a dudas sobre mis verdaderas intenciones: librar a los guadiareños del yugo clerical. “Cura vete, el pueblo no te quiere” escribí de madrugada con letras mayúsculas en la fachada de su casa. Uno de mis colaboradores, el que me aguantaba la lata de pintura, se chivó y el párroco habló muy seriamente con mi padre. Dos guantazos de mi progenitor, que sonaron como si los hubiera dado un número de la Benemérita, certificaron la defunción de mi carrera como activista político. Recuerdo que entre lágrimas y rabia le llamé torturador, franquista y traidor a la clase trabajadora. Mi padre me miró fijamente y me dijo con una sonrisa de complicidad: "Ya puedes ponerte manos a la obra. Le he dicho al cura que le vas a encalar esta misma semana la fachada entera de la casa. Tómatelo como si formaras parte de un pelotón de castigo, que era lo querías, ¿no? Enhorabuena, ya eres preso político con doce años".
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición