Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
26 de mayo de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > ARTÍCULOS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  30 de enero de 2012
  Carmen Morillo
  Las manifestaciones de la Transición
  En el pasado octubre una gran fiesta se celebraba...Así empezaba el tango de La guillotina, el coro que sepultó las fiestas típicas gaditanas del franquismo. La famosa copla relata con lujo de detalles e ironía la manifestación de protesta más importante que conoció Cádiz en la Transición. La crisis del sector naval movilizó a toda la provincia que tomó la calle para defender sus astilleros.
Los gaditanos recuerdan con orgullo aquel octubre de 1977, un año preñado de manifestaciones. La población hizo una piña con los trabajadores del sector naval convirtiendo la ciudad de Cádiz en un campo de batalla. Durante varios días, el pueblo se enfrentó a las fuerzas de orden público respondiendo a las cargas policiales con claveles que arrojaban desde las ventanas, pero con macetas para que fueran con rapidez. Máquinas de coser, sillas, planchas y hasta una lavadora figuran entre los  presentes obsequiados a los pañuelitos verdes, que así pasaron a la memoria los antidisturbios procedentes de Córdoba.
Cien mil personas reunió la imponente manifestación que un 11 de octubre recorrió la ciudad bajo el lema “Todos en defensa de los puestos de trabajo”. La calma llegó tras la firma de los Pactos de la Moncloa y la aprobación por el Consejo de Ministros de una ayuda especial de 6.000 millones de pesetas para el sector naval de la Bahía de Cádiz.
Pero aquello sólo retrasó unos años la primera gran reconversión de la industria naval que, finalmente, abordó el Gobierno de Felipe González. Las múltiples y, a menudo, violentas manifestaciones acaecidas desde entonces no han evitado la sangría laboral en unos astilleros que hoy son una menguada sombra del pasado.

1977: El año en que Rafael Alberti regresó a Cádiz del exilio para presentarse a las elecciones por el Partido Comunista se vivieron otras manifestaciones memorables. Varias provocadas por la arribada a San Fernando del buque escuela Esmeralda, símbolo de la dictadura de Pinochet. Los gaditanos no permanecieron con los brazos cruzados mientras el velero era reparado en el arsenal militar de La Carraca.
El 4 de diciembre de ese año, Cádiz se sumó a la fiesta de la autonomía y 70.000 personas reclamaron en la plaza de San Juan de Dios el estatuto para Andalucía. El joven diputado socialista Manuel Chaves leyó el comunicado consensuado por todos los partidos políticos -¡Qué tiempos aquellos!- mientras la bandera verdiblanca ondeaba ya en todos los ayuntamientos de la provincia.
Antes sólo merece mencionarse una pequeña manifestación en 1976 para exigir la liberalización del peaje del puente José León de Carranza, que acabó con carga policial, y el histórico acto celebrado en el colegio San Felipe Neri a favor de la amnistía, que reunió a unas 1.500 personas y que también terminó violentamente, con doce detenidos.
Hay que viajar en el tiempo hasta 1982 para recordar otra gran manifestación, protagonizada por más de 10.000 personas que se apostaron a un lado y otro de la Verja que cerraba desde hacía 13 años el peñón de Gibraltar. ¿Quién no recuerda a Carmen Ward? La primera persona que cruzaba la infame valla el 15 de diciembre para contarnos, ebria de emoción y dolor, que ni siquiera la habían dejado pasar a La Línea cuando murió su madre.
Un año después se organizaron las multitudinarias y estériles protestas contra la ley del aborto y un millar de jornaleros de Puerto Serrano, entre ellos mujeres y niños, sufrieron una violenta represión cuando la Guardia Civil disolvió la manifestación, que en demanda de los jornales del empleo comunitario, cortó la carretera Jerez-Trebujena. Aquellos 22 heridos resultaron una tremenda bofetada en el joven rostro de la democracia.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición