Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
24 de octubre de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > ARTÍCULOS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  30 de enero de 2012
  Rafael Marín
  Cuéntame...
  Teníamos el arma insultante de nuestra juventud y una cultura a parches que, después, nos hemos enterado que se llamaba contracultura: tebeos y novelas juveniles hechas de remiendos de novelas clásicas, discos mal grabados de una pletina rayada, poemas gastados en ediciones argentinas o en papel de seda borroso, copias de copias.
Fuimos hijos de la vietnamita como hoy somos hijos del ordenador, faltos de pudor y de vergüenza propias, voceros de nuestras carencias conceptuales, que nos importaban bien poco.
Abrimos el fuego con Jaramago, allá en el verano del 77. No conocíamos entonces a quienes pudieron precedernos ni le hicimos caso, como ellos, a los que vinieron después de nosotros: si vino alguno no fue en aquella onda. Fuimos mitad contestatarios mitad relaciones públicas de nosotros mismos, como los chicos de Operación Triunfo ahora, pero sin cámaras y sin más marketing que el que se nos iba ocurriendo cada mes para vender la revista y subsistir (a base de ensaladilla y cervecita) para sacar un nuevo número. Quizá fuimos una dictadura bicéfala bien camuflada de comuna libertaria. Eso sí, nos divertimos mucho y entrevimos una nueva vida; tanto, que alguno de nosotros seguimos soñando al mismo juego todavía y hasta hemos cometido la tropelía de escribir un libro de memorias convenientemente inédito sobre esa época.
A imitación nuestra, surgió la competencia: revistas que, en otros sitios, serían llamados fanzines contraculturales o apenas revistitas colegiales donde los delegados progres de curso (esos que después acabaron convirtiéndose en Emma Thompson) nos llevaban la contraria cantándole a la primavera. Quizá sólo somos su competencia quienes recordamos sus títulos: Libre Expresión, Quillo, Anacrónicas.
En el mundillo del cómic, también hicimos nuestros pinitos con McClure un lustro antes de que, supongo que con dineros públicos, en el Campo de Gibraltar se intentara una revista de verdad (pero muy de mentira) que se llamó Tuboescape.
A veces hicimos happenings, a veces dimos recitales en institutos y barriadas, a veces envidiábamos los guateques que en aquellos mismos sitios se daban cuando nos largábamos con los versos a otra parte. A veces iniciamos grupos de teatro y nos escapamos de los ensayos para ir al cine a ver una de marcianos o de destape. Teníamos, ya digo, el arma de la juventud.
Y la otra arma aún más maravillosa, impensable ya hoy, me parece. Nuestra independencia.


Rafael Marín es escritor
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición