Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
22 de agosto de 2019
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > ARTÍCULOS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  20 de febrero de 2012
  Antonio Perea
  La Asamblea de Parados
  Yo había sido despedido de una empresa de montaje a comienzos de noviembre de 1975 por hacer pintadas en el tajo en contra de las horas extraordinarias. El 22 de diciembre de ese mismo año se presentaron en casa diez compañeros con una talega que contenía, entre monedas y billetes, más de quince mil pesetas que habían reunido en una colecta entre obreros de la propia empresa.

Aquel gesto solidario contribuyó sin duda a cimentar mi “conciencia proletaria”, que hasta entonces se limitaba a los tristes recuerdos de mi niñez cortijera y a vivencias en lugares como Mieres (Asturias), La Magdalena (León), Santa Coloma de Gramanet y Mataró (Barcelona). Con ese bagaje me incorporé a los corrillos de parados que se organizaban cada día en la puerta del Sindicato Vertical en la avenida Gran Capitán de Córdoba. La mayoría de los asistentes eran albañiles y había también plateros y camareros y emigrantes retornados. Casi ninguno cobrábamos subsidio de desempleo, unos por haberlo agotado y otros por no reunir los requisitos. Cada día éramos más de un centenar los que, desde las 9 hasta las 13 horas, permanecíamos allí comentando noticias de periódicos (El Correo de Andalucía, mayormente) que nos prestaban los burócratas sindicalistas o de los partidos clandestinos de izquierdas que iban a captar militantes, y a los que siempre sacábamos un café, un cigarro, un medio de vino o veinte duros para una bombona de butano. También asistían mujeres a las que siempre se les mostró un gran respeto, y eran casi todas de organizaciones cristianas, mayormente de la JOC.

Todos conocíamos la tendencia de los escasos militantes políticos o sindicales que aparecían por allí. Y a pesar de nuestra incultura política, nos bastaba oir a algún recién llegado para saber a qué o a quién representaba.

Cada día aumentaba el número de asistentes y cada día era mayor el ambiente reivindicativo y las ganas de acudir a las obras y fábricas a contar nuestra situación a los compañeros que tenían trabajo. Existía un colectivo de albañiles llamado Grupos Anticapitalistas de Base (GAB), muy respetado por todos y en torno a ellos nos organizamos. Celebramos asambleas en los centros de trabajo más importantes de Córdoba.

El sábado 24 de enero de 1976, tras una visita sin resultados al delegado del Instituto Nacional de Previsión, nos dirigimos más de mil hacia el polígono industrial La Torrecilla. A la altura de los jardines de Vallellano nos cortaron el paso los antidisturbios y apalearon a mujeres, niños, viejos y a cuantos pillaron a mano. Tan fuerte fue la agresión que el lunes siguiente fueron a la huelga todos los trabajadores de la construcción de Córdoba y gran parte de la provincia. Y los que no pararon, fueron debidamente informados por los que nos organizamos en piquetes y nos enfrentamos a una policía violenta y excesivamente fiel al Régimen.

Tras las dos semanas de huelga general, tomaron el relevo los sindicalistas y la Asamblea de Parados continuó su lucha de forma independiente hasta 1980. Los partidos y sindicatos ya legalizados decían a sus militantes y afiliados que éramos agitadores a sueldo, pero llegamos a ser centenares los que cada martes nos congregábamos en la plaza de Las Tendillas a reivindicar un puesto de trabajo. Quizá resultaría excesivo hacer una relación de lo realizado durante aquellos años, pero baste decir que el llamado Empleo Comunitario, instituido para los trabajadores agrícolas se consiguió por la Asamblea de Parados para barrios como Moreras y Palmeras, carretera Puesta en Riego y otros.


* Antonio Perea es presidente del Ateneo de Córdoba
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición