Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
19 de julio de 2019
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > ARTÍCULOS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  21 de febrero de 2012
  José Luis Rodríguez Aparicio
  Emilia Gieb, alma de la familia Rejón
  Llegada la democracia, recién legalizado el Partido Comunista, Luis Carlos Rejón Gieb (Baena, Córdoba, 1951) participó en el primer mitin del PCE en su pueblo con el dirigente comunista Ignacio Gallego y el abogado cordobés Filomeno Aparicio. El acto despertó cierta polémica que alcanzó al colegio de los jesuitas donde impartía clase el incipiente político, de modo que su madre, Emilia Gieb (Cádiz, 1923-Marbella, Málaga, 1996), decidió invitar a cenar a Gallego para reflejar públicamente el apoyo de la familia a la opción ideológica de su hijo.

Ya en la cena, Ignacio Gallego le preguntó a Emilia si su familia había sufrido represión en Baena. Y Emilia le contestó: “Sí, la vuestra. Matásteis a mi hermano (Carlos) con 17 años, a mi madre y a mí nos metísteis en la cárcel y luego nos utilizásteis como escudos humanos en el segundo asalto que usted dirigió en Baena”. Después de aquella cena, Ignacio Gallego no volvió por esa localidad a pesar de que el comentario final de su anfitriona fue para celebrar el hecho de que sentados todos a la misma mesa, demostraban que la paz y la democracia habían llegado a España.

Esta anécdota, relatada por su hijo mayor, Luis Carlos, deja un testimonio inequívoco sobre la fuerza y el carácter de Emilia Gieb, matriarca de una saga que ha tenido una importante incidencia en el devenir político de Andalucía. Cuando todavía se daban los primeros pasos después del franquismo, en la casa de la familia Rejón Gieb se escondía propaganda política de UCD, del PSOE y del PCE. Y se convivía.

Madre de seis hijos, Emilia Gieb fundó la UCD en la comarca de Baena, mientras sus hijos Eduardo y José María demostraban su afinidad hacia el PSOE, y Luis Carlos, siguiendo lo que él llama un proceso intelectual, terminaba haciéndose comunista.

Eduardo Rejón, apartado actualmente de la política activa, desempeñó varios cargos de relevancia en los gobiernos socialistas de la Junta de Andalucía, donde ocupó los cargos de viceconsejero de Gobernación en la etapa de Enrique Linde como titular de esa cartera, y entre 1986 y 1990 fue consejero de Salud en el Gobierno regional de José Rodríguez de la Borbolla. Eduardo y Luis Carlos coincidieron en el Parlamento andaluz. El primero como consejero de Salud y el segundo como portavoz de Izquierda Unida. Desde la tribuna, Luis Carlos llegó en una ocasión a pedir la dimisión de su hermano y la rivalidad entre ellos despertó más de una vez el morbo parlamentario. Inevitablemente y a resultas de esta situación, la relación en casa era tensa entre los hermanos, pero su madre se encargaba de templar los ánimos, respetando las opciones de sus hijos. Después de un largo periodo de tiempo dedicado a la política, regional y nacional, Luis Carlos Rejón ha vuelto a su puesto de profesor de Historia en el colegio SAFA (Sagrada Familia) de Baena al no haber sido elegido en Córdoba diputado en el Congreso.


* José Luis Rodríguez Aparicio es periodista
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición