Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
21 de noviembre de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > ARTÍCULOS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  27 de febrero de 2012
  José González Gastañaga
  Del destierro de Madrid por Huelva
  15 de junio de 1977. Con las elecciones generales en España ha comenzado el cambio.El PSOE me ha presentado candidato a senador por Huelva. Ha concluido la campaña electoral. Hemos recorrido la provincia haciendo campaña, hemos hablado claro; parece mentira tras tantos años de silencio obligatorio que hemos padecido. Miro hacia atrás. Me veo en el aviador republicano que fui; recuerdo el desastre de 1939, la derrota, la cárcel, las palizas, los malos tratos, mi condena a 12 años y un día, por auxilio a la rebelión. (¡Qué sarcasmo! ¿quién se rebeló?).
Mi peregrinación por tantas cárceles, las monstruosidades presenciadas y sufridas. Mi puesta en libertad, pero, sorpresa, me consideran peligroso en Madrid (yo no he sido nunca peligroso para nadie) y me destierran a Sevilla, población que desconozco y a la que llego de bastante mal humor. Recuerdo que en la antigua estación de Plaza de Armas yo gritaba (¿qué se me ha perdido a mí aquí?). Han pasado muchos años, mi mujer es sevillana, mis hijos y mis nietos son andaluces, y yo ya soy un andaluz más.
Después de votar tras tantos años parece mentira poder ejercer este derecho, después de tantos años de ignominia y de vergüenza, fuí a Moguer donde había algunas dificultades, estoy allí hasta que se realiza el escrutinio. Voy a Huelva donde recibimos noticias de toda la provincia. He sido elegido senador. En la provincia de Huelva ha ganado UCD: tres diputados, nosotros dos; tres senadores, nosotros uno, yo. A nivel nacional los resultados son también bastante buenos. Ha ganado UCD, después nosotros. Parece mentira, pero el pueblo ha despertado y esto augura un porvenir más esperanzador y justo.
Recibimos los nombramientos y desde Madrid un pequeño folleto con las instrucciones para la constitución de las Cámaras. Todos somos novatos, en posteriores elecciones los veteranos enseñábamos a los noveles; pero ahora no había veteranos. En Madrid nos reunimos los grupos parlamentarios del Congreso y del Senado; conjuntamente y por separado. En las reuniones de esta Legislatura Constitucional encontré amigos de la guerra y de la terrible postguerra. En el Senado existía un grupo de senadores designados por el Rey, los senadores reales, creo que eran 41. Ya nunca más los hubo.
He sido senador por Huelva en varias legislaturas, pero es de esta primera Legislatura constitucional de la que guardo mejores recuerdos, es en la que más trabajé, en sesiones de mañana y tarde, era necesario un gran consenso para conseguir la Constitución, y ese consenso se logró. Todos cedíamos; todos escuchábamos; todos nos respetábamos. En tanto se preparaba el edificio del Senado, los senadores nos reuníamos en un salón de la tercera planta del Congreso. En pleno verano nos reuníamos mañana y tarde. Recuerdo que en una ocasión bajé al antiguo bar del Congreso a tomar un café. Aquello estaba atiborrado, pero –en fin– conseguí un lugar junto al mostrador; apareció por allí junto a Manuel Fraga una diputada de Alianza Popular (AP), creo que se llamaba Victoria España. Al ver que venía una señora le dejé pasar y don Manuel y yo quedamos detrás, don Manuel me dijo: “Usted será de UCD...”, cosa que me molestó pues parece que el menor gesto de educación tenía que ser de UCD. Yo le contesté con cierto mal humor: “No señor, yo soy del PSOE”. Seguimos hablando y él manifestaba que esto se debía de haber hecho mucho antes... Es una anécdota, pero la he recordado muchas veces, sobre todo, en la última Legislatura y en sesión primera de esta, que vi por televisión, donde la soberbia de algún grupo y sus salidas de tono hacen imposible la marcha reposada de las sesiones.
Se terminó la obra y fuimos al edificio del Senado. Hubo un senador catalán –el señor Xirinach– que hizo promesa, y cumplió, de no sentarse en su escaño y mantenerse en pie en tanto no se le consiguiera la amnistía. En una ocasión había pedido la palabra y estaba expresando su opinión junto al escaño del senador, por nombramiento Real, don Camilo José Cela, que soltó un sonoro pedo. El señor Xirinach –atónito– enmudeció y don Camilo salió al paso diciendo “prosiga el mosén, prosiga el mosén”, con lo que el incidente quedó saldado.
Recuerdo otra anécdota, también de don Camilo José Cela, en una tarde de verano: estábamos reunidos, el calor, la digestión, hicieron que don Camilo estuviera dormitando. El presidente del Senado, el señor Fontán, le llamó la atención diciéndole que estaba dormido. El señor Cela le contestó diciendo: “No estoy dormido, estoy durmiendo”; a lo que el presidente le contestó: “Es lo mismo”, y don Camilo protestó contestándole “no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo”.
Había reuniones de los Grupos Parlamentarios para tomar posiciones en los Plenos. Recuerdo el día en que votamos la Monarquía Constitucional que tenemos. Yo siempre fui republicano, pero se había acordado que había que votar la Monarquía, y la voté, pero qué cara tendría que esa gran persona que fue Ramón Rubial me dijo: Sé como lo estás pasando Pepe.


*José González Gastañaga ha sido senador por el PSOE
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición