Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
21 de noviembre de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > ARTÍCULOS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  29 de febrero de 2012
  Pilar Pulgar Fraile
  La primera alcaldesa de la Monarquía
  ¿Cómo llegué a la política? En octubre de 1975 recibí una llamada de Matías Valdecantos, en aquel entonces Gobernador Civil de Huelva, proponiéndome sustituir al alcalde de Palos de la Frontera, que ansiaba dejar el cargo por motivos de salud. Ante semejante sorpresa, respondí al Gobernador que tenía proyectado acompañar a mi marido en un viaje programado en Estados Unidos que no podía cancelar. En aquella época pensaba que un alcalde era un administrador de los bienes municipales sin vinculación con la política. Por ello, solicité que se separarse el cargo de alcaldesa del de jefe local del Movimiento. Petición que fue aceptada por las más altas autoridades políticas en Madrid. Y así, el día 26 de noviembre de 1975 me convertí en la primera alcaldesa de la Monarquía y la primera también en prometer fidelidad a la Corona, un par de días después de la proclamación de don Juan Carlos I como Rey de España.

Alcaldesa sin sillón.
Al haber sido nominada y no elegida, me sentía incómoda ocupando el cargo, por lo que nunca me senté en el sillón del alcalde o alcaldesa hasta que en las primeras elecciones, en 1979, gané mi “sillón” democráticamente por mayoría absoluta. Pensaba que aquella etapa transitoria duraría unos ocho o diez meses y al final regresaría a mi puesto como profesora del Colegio Universitario de La Rábida. Pero, como todos saben, no fue así. Mi mandato se prolongó desde 1975 a 1979. En las Elecciones Municipales de 1979 me presenté con la Agrupación Electoral Independiente de Palos de la Frontera.

Los resultados son tan sorprendentes que los titulares de la prensa nacional no pueden ser más expresivos: “Alcaldesa normada a dedo barre en elección popular”. En las elecciones municipales de 1979 conseguimos once de los trece concejales del Ayuntamiento de Palos de la Frontera y, además, un escaño como independiente en la Diputación Provincial de Huelva, hecho sin precedentes al haber obtenido la Asociación Electoral Independiente más votos que el PSOE y la UCD juntos. Jaime Madruga es elegido presidente de la Diputación Provincial y Emiliano Sanz Escalera lo fue posteriormente. Y José Antonio Marín Rite es el Jefe de la Oposición. Puedo decir, incluso con nostalgia, que la vida municipal era grata, bien grata. Cuando llegué en noviembre de 1975 al edificio nuevo del Ayuntamiento de Palos de la Frontera, el ambiente personal y de trabajo eran excelentes, pero había que cambiar su ritmo, darle mayor dinamismo. Y así fue. Un aire renovador y un talante distinto invade la Casa Consistorial, que se extiende por todo el pueblo. Y eso que la alcaldesa y los concejales no teníamos sueldo.

La política de puertas abiertas fue mi primer propósito. Contacto humano con los vecinos mi segunda preocupación. Conocer las principales inquietudes de cada vecino mi tercera meta... A mi despacho lo llamaban el “consultorio sentimental”, ya que era bien frecuentado por mujeres y hombres de toda condición social. En 1967 llegué a La Rábida. Hice el viaje de Colón al revés: de América a Palos de la Frontera. En 1967, en Huelva ya se percibía el impacto de la creación del Polo de Desarrollo, especialmente en Palos de la Frontera, donde el despertar económico era evidente. Entre los años sesenta y setenta, Huelva se potencia culturalmente de manera palpable. Lo prueban el Festival de Cine y los actos culturales de La Rábida.

Como mujer, debo comentar nuestra actuación pública en aquella época. Nuestra presencia en un puesto de responsabilidad política no era nada frecuente. Yo fui la primera mujer en ser alcalde de Palos de la Frontera. Creo que es mi obligación mencionar que nunca me sentí, ni persona alguna hizo sentirme incómoda o menospreciada en mi actividad política. Al contrario. Como alcaldesa, siempre recibí muestras de cortesía, respeto y simpatía por parte de toda la sociedad. Asumí con toda naturalidad mis responsabilidades como alcaldesa y como diputada provincial. Sin embargo, aún recuerdo, risueña y nostálgica, la sorpresa que causamos cuando Margarita Ramírez de Montesinos y yo entramos como consejeras en el Salón de Actos de la Caja de Ahorros de Huelva. Era la primera vez que las mujeres accedían a tal posición y lugar. Más de uno comentó jocoso que tal profanación iba a resquebrajar los muros de tan prestigiosa institución. En resumen, nunca me ha perjudicado ser mujer en mi larga vida política y profesional.

Primera campaña.
La campaña electoral para las Elecciones Municipales de 1979 es el hecho culminante de mi vida política hasta aquel momento. Como era independiente, solo era responsable ante mí misma. Por otro lado, estaba satisfecha por la labor que había realizado, fruto de mi intenso trabajo y de la excelente cooperación de todos: funcionarios, equipo de Gobierno y pueblo en general. Por esta razón afrontaba las elecciones con toda tranquilidad y confianza en sus resultados, lo cual no quiere decir que no pusiera mi mejor voluntad, trabajo, ilusión y conciencia en las primeras Elecciones Democráticas Municipales. Orientar una Campaña Electoral significaba un reto para los candidatos independientes. En mi caso, contaba con la ventaja de haber residido algún tiempo en Estados Unidos, donde pude observar como el Partido Demócrata organizaba un proceso electoral, dada mi relación con el equipo de John Kennedy, fundador del Cuerpo de Paz, cuya administración llevé durante cuatro años (hasta el “Terremoto de julio de 1967”). La experiencia estadounidense me sirve, entre otras cosas, para solicitar el voto “puerta a puerta”. Una verdadera innovación en el área hace 25 años.

Mis paisanos palermos me conocían bien como alcaldesa y no comprendían que alguien que había conseguido el poder les solicitase su voto para conservarlo. A mis sorprendidos votantes les explicaba que ahora su elección era para determinar quién sería el siguiente regidor, y si en ese momento era yo quien les solicitaba el voto, los restantes partidos también lo pedirían después. Estas anécdotas eran comprensibles. Sin embargo, pienso que la mayoría de la población estaba más preparada de lo que se cree. Tan solo faltaba cierta práctica. Nunca podré olvidar la alegría con que se recibieron aquellas primeras elecciones y el ambiente de buena colaboración existente entre los distintos candidatos, aunque fuéramos de fuerzas políticas contrarias.

Transformación de un pueblo.
Quiero añadir que cuando asumí la Alcaldía de Palos de la Frontera, en noviembre de 1975, España estaba afectada por la crisis energética de 1973. Sin embargo, el Polo Químico, especialmente el de Palos de la Frontera, creaba puestos de trabajo directos, y muchos más indirectos, que beneficiaron tanto a nuestro pueblo. Pero el gran beneficiado del Polo Químico fueron las arcas municipales, lo que nos permitió ir transformando el pueblo en lo cultural, deportivo, sanitario y urbanístico, en tal medida y rapidez, que llamaron la atención local, provincial y nacionalmente. Palos fue uno de los pueblos pioneros en Andalucía, por sus instalaciones sociales, culturales, educativas y empresariales. Al mismo tiempo, se operaba una decisiva transformación agraria en el pueblo. Cultivos tradicionales de baja productividad como los cereales de secano y la vid se cambiaron por otros de mayor rentabilidad, y que requerían una tecnología más sofisticada como los frutales y, dentro de estos, la fresa. Para ello era necesaria el agua para los regadíos y un micro polígono donde los agricultores pudieran clasificar, envasar y comercializar sus productos. La actuación del Ayuntamiento es decisiva en estos aspectos tan importantes, que eran decisivos para promocionar trabajo y bienestar a los palermos. Hace años ya dije que el pueblo de Palos de la Frontera vivía de la fresa y el Ayuntamiento del Polo Químico.


*Pilar Pulgar Fraile ha sido alcaldesa de Palos de la Frontera y diputada del PP
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición