Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
26 de mayo de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > ARTÍCULOS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  30 de enero de 2012
  Enrique Montiel
  La Isla Monárquica
  Algunas mañanas de domingo de primavera, algunas mañanas de sol y mucha gente por la calle, abría las puertas de los balcones del salón de recibir de su casa, en donde estaba el piano, y tocaba la Marcha Real. Era su modo de proclamar su lugar al sol en aquella España uniformada y encorseta de los años 50. La Marcha Real que salía por los balcones de su casa en la horita del paseo matutino y dominical.

Era un personaje. Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, hijo único de un ferretero adinerado y una señorita de la ciudad, cuya familia había venido a menos, o al menos eso se decía, había logrado no ejercer de abogado pero sí figurar en los escalafones de la Armada como oficial, con derecho al uniforme blanco y los dos galones de capitán.
Era el monárquico par excellence, que gustaba decir. Y durante toda su vida en la ciudad se dedicó a catequizar de su credo a cuantos tuvo oportunidad. Especialmente a don Antonio, el peluquero; a Vicente y Rafael, de la tienda de Ultramarinos y Coloniales de la calle Rosario… Y así. Para tal cometido llegó a ir provisto de oportunas credenciales, como cartas de Su Majestad, que solía decir, Don Juan III.

La gente llegó a saber que era verdad que algunas veces había ido a Estoril y, andando el tiempo, cuando visitaron la ciudad los entonces Príncipes de España don Juan Carlos y doña Sofía, logró su foto en Diario de Cádiz con los futuros reyes de España. Fue su éxito mayor y la recompensa con tanto cachondeo como soportó en vida con estoicismo y displicencia.
Este personaje de nombre Manuel G. de Sancha, cuya G. de González solía encriptar en la inicial por parecerle poco "monárquica", fue la encarnación del monarquismo en La Isla. Junto a otro personaje, ya más serio, quiero decir de peor genio, que trabajaba en Correos y Telégrafos. Y un médico extraordinariamente múltiple que en su longeva vida logró ejemplificar la Historia de España del siglo XX, quiero decir que participó en la Sanjurjada, luego fue republicano, por lo que llegó a pasar con un Consejo de Guerra, en la postguerra se hizo juanista y el los últimos años de su vida, ya con la democracia y los socialistas en el gobierno, llegó a añorar algunos "valores" del franquismo, como la "disciplina, el orden público y así".

Quizá estos tres ejemplos sean los únicos ejemplos dignos de mención de los monárquicos isleños que conocí. Más el de mi madre, que un día me confesó que lo era por la poderosa razón de "haber nacido con El Rey", o sea, por ese tiempo. Quiero decir que seguramente habría más, algunos más, pero que no tuve noticia de ellos. Los que vendrían después lo hicieron en virtud del exhorto del general Franco en su testamento político, la burguesía reconvertida en democrática.

Quizá sea, pues, una simplificación pero lo más llamativo de aquellos años, lo más sorprendente, curioso y surrealista fue el antimonarquismo de los franquistas -¿o debemos decir del franquismo?- y el franquismo de los monárquicos, con las excepciones de rigor en este último apartado. Y el antirrepublicanismo de la totalidad de este enorme espectro político, "los españoles".
Por lo menos en mi pueblo, la vieja Real Isla de León, San Fernando, hasta donde abarca mi memoria.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición