Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
21 de noviembre de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > ARTÍCULOS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  
  30 de enero de 2012
  José Aguilar
  Trebujena La Roja
  Yo era poco más que adolescente cuando, recluido por el frío y la gripe en mi casa de Trebujena, escuché uno de esos sonidos que se te quedan grabados en la memoria. Un sonido paradójicamente callado, el de las pisadas firmes de una multitud silenciosa que marchaba en dirección al cuartelillo de la Guardia Civil, a rescatar a un detenido por la huelga de los viticultores. Eran los últimos años del franquismo. El detenido era Francisco Cabral, más conocido por Paco el Vázquez, que se ofreció a los guardias atemorizados para hablar con aquellos manifestantes dispuestos a asaltar el cuartel si no lo ponían en libertad. Esto fue lo que dijo: “Compañeros, marcharos tranquilos, que aquí no pasa nada, y si pasa, que pase”. Pasó más tarde: Paco y otros militantes comunistas fueron llevados ante el Tribunal de Orden Público, el brazo jurídico de la represión.
Paco, superviviente de una familia socialista brutalmente represaliada en la guerra civil, era, junto a Miguel Campos, el Maestrito, el líder indiscutible de un pueblo enormemente combativo contra la dictadura, que escribió páginas luminosas en los últimos años del franquismo, como ésa cuyo eco permanece en mi memoria más allá de la suerte de sus protagonistas. Un pueblo, curiosamente, de pequeños campesinos –a la vez jornaleros de las viñas de Jerez–, sin terratenientes merecedores de ese nombre, cuya conciencia progresista se renovó y consolidó gracias a una activa organización del PCE y las iniciativas de católicos de base y estudiantes progresistas.
Llegada la democracia, el PCE recogió los frutos de su implantación con una hegemonía y continuidad que casi no han tenido excepciones. Francisco Cabral tuvo el honor de ser diputado en el Congreso en sustitución de Rafael Alberti (luego acabaría en el PSOE tras una de las interminables crisis comunistas) y el Ayuntamiento ha sido permanente feudo del PCE, y después de IU, salvo el periodo 1987-91, en que hubo un alcalde socialista. De Trebujena procede también Juan Vicente Acuña, uno de los seis diputados andaluces actuales de IU.
No hay reivindicación de la izquierda, del tipo que sea, que no tenga su eco en Trebujena la roja, donde todos los intentos de reorganizar el centro-derecha han sido inútiles. UCD no logró representación municipal y el PP y el PA sólo la han conseguido, y mínima, en los últimos años. Ni hay crisis del PCE (eurocomunismo, renovadores, caída del Muro de Berlín, prosovietismo, carrillismo…) que deshaga en lo esencial la trama de rebeldía e inconformismo que marca la historia contemporánea de los trebujeneros.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición