Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
21 de noviembre de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > CRÓNICAS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  


1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983  
  1977
  Antonio Checa
  A las urnas
  El año que tan decisivo va a ser en la historia española se inicia en Jaén con frío y lluvias, incluso nieva el día de Reyes, y a la vuelta de las vacaciones navideñas cuatro colegios, de Jaén, Torredelcampo y Linares, tienen que cerrar por falta de calefacción.

El ayuntamiento de la capital, ante el malestar popular,  se queja de los muchos gastos que afronta en educación, no siendo, recuerda,  competencia suya. Por culpa del temporal se paraliza por unos días la recogida de la aceituna, anticipo de un año que va a ser muy conflictivo y difícil para el olivar jiennense.

Las tranquilas aguas de los núcleos católicos jiennenses se agitan en los primeros días del año con la aparición del grupo Jaén, despierta, que encabeza el sacerdote Justo Martínez Espinar, aglutina a grupos vinculados a los Cursillos de Cristiandad y auspicia un catolicismo mucho más comprometido con los problemas de la provincia. No le gusta al obispo, Miguel Peinado. En su primer documento  el grupo acusa a las autoridades provinciales de haber servido al centralismo y llevado a la provincia a la cola de la renta por persona. El grupo tendrá algunas otras actividades a lo largo del año, pero acabará diluyéndose. No obstante, las hondas diferencias entre la jerarquía y las bases católicas en la provincia si estarán presentes en muchos problemas a lo largo del año.

La aspiración a una caja de ahorros provincial comienza a transformarse en demanda social. La Diputación decide vender unos terrenos de su propiedad, por los que recibirá 250 millones con un destino claro: constituir el arranque de la caja. Jaén es por esos días la única provincia andaluza sin caja de ahorros -la hay rural-, y configurarla va a ser logro del periodo de la transición. La Diputación tiene esos días otra preocupación, muy compartida por la opinión pública, que no desaparezca el tren del aceite. Aquí la batalla está perdida de antemano y el retraso ferroviario será una frustración constante en los lustros siguientes en la provincia.

En esa Diputación se reúnen el 11 de enero las ocho diputaciones andaluzas que debaten las bases estatutarias de lo que se cree será la futura Mancomunidad interprovincial de Andalucía, aunque los proyectos que comienzan a aflorar de diversos partidos políticos de izquierda van en otra dirección.

La opinión pública resignada de antaño va a dar paso a otra mucho más reivindicativa en un proceso muy rápido, incluso los ayuntamientos pequeños se deciden a protestar cuando estiman que están siendo discriminados.  Lo hacen varios, Huelma, por ejemplo, porque no han sido incluidos en el Gran Área de Expansión Industrial de Andalucía y sus previstos beneficios. No pueden entrar todos los municipios andaluces, se dice desde el gobierno, pero nadie se resigna a quedar fuera de la nueva esperanza de progreso industrial.

Cuesta avanzar hacia la libertad. Siguen produciéndose, por ejemplo, suspensiones de actos. Por  dos veces es suspendida en enero una conferencia del delegado provincial de Cáritas Diocesana, Esteban Ramírez, sobre la  emigración. Lo es también la del salesiano Francisco Moreno sobre “Matrimonio: crisis, amor y divorcio”, que va a celebrarse auspiciada por el Instituto de Estudios Giennenses, y no se aclara quien la suspende, si Gobierno civil, si Iglesia o si algunos consejeros del IEG poco proclives a la apertura. En febrero es el ingeniero José Gallardo Frías quien ve suspendida una prevista conferencia sobre sindicalismo agrario. El marzo la Asociación Cultural Aznaitín de Úbeda es multada con 7.500 pesetas a raíz de un recital del grupo andaluz Jarcha, cuya canción, “Libertad sin ira”, se corea en mítines y reuniones. Todavía a finales de mayo, la Asociación de Vecinos PASSO ve suspendida una asamblea porque en el orden del día figura como punto el “análisis del momento político”.

Preocupa la crisis económica, que es profunda en la provincia y tiende a agravarse conforme avanzan las semanas, crisis a un tiempo agraria -por la debilidad del aceite de oliva- e industrial.  Durante 1976, se informa, se presentaron 95 expedientes de crisis en la provincia, que afectaron a 2.000 trabajadores. Dadas las dimensiones del empleo no agrario en la provincia, una cifra tremenda. La crisis aporta afiliados a las incipientes centrales sindicales, pero lleva también a organizarse al empresariado. En febrero nace la Federación Provincial de Empresarios, que anima Julio Aguilar Azañón. En marzo se configura la Asociación provincial de Hostelería. Los problemas económicos no sólo afectan a las empresas. El ayuntamiento de la capital declara deudas de 113 millones y eleva un SOS. Hasta la Semana Santa se presenta con problemas -que felizmente se salvan- porque las hermandades no tienen recursos para pagar a los costaleros y no hay vocaciones para llevar los pasos.

Hay quejas porque la segunda cadena de TVE no se ve aún en la provincia. Al menos otras cosas se ven, porque se constituye la Asociación de Parasicología y Ufología, encabezada por José Martínez Romero, autor de un libro sobre las caras de Bélmez.

La bandera de Andalucía.
Y llega, cómo no, la polémica sobre la bandera andaluza. Un concejal independiente, Ángel Gómez Calle, lleva la cuestión al ayuntamiento de la capital y por los mismos días se plantea en la Diputación jiennense. El sector más inmovilista en ambas instituciones considera la bandera andaluza perjudicial para la unidad española, hay pintorescas intervenciones, pero el integrismo pierde las votaciones. El sábado 16 de febrero,  a las 12,20 del mediodía, la bandera de Andalucía ondea en el ayuntamiento de Jaén, frente a la plaza de Santa María. La banda de música -que probablemente desconoce por entonces el Himno de Andalucía- interpreta el Himno a Jaén del maestro Cebrián. En abril es el ayuntamiento de Andújar el que aprueba la colocación de la  bandera de Andalucía en el balcón principal del palacio municipal. Aunque la constitución en Jaén de la primera Asociación de hombres separados de España -presidida por el abogado Lorenzo Guerrero Palomo-  llama la atención y denota el cambio que en todos los ámbitos se está produciendo también en la provincia, la política lo  llena todo. El 6 de marzo en el Auditorium de la Alameda de la capital, 3.000 personas oyen a Alfonso Guerra afirmar que “nos han robado hasta la conciencia de región” y a Felipe González, que esperaba quizá mayor asistencia- declarar “aún hay miedo”. Miedo y muchos otros problemas. Un profesor de las Escuelas de la Sagrada Familia de Úbeda es despedido al conocerse su vinculación al PCE.  Unas  semanas después 400 personas se manifiestan pacíficamente en la capital pidiendo la legalización del PCE, que llega -inesperadamente- a los pocos días, un sábado de gloria. A los pocos días el PCE reúne a 1.500 personas en un mitin en Linares. Sorprendentemente, en Úbeda es prohibido un acto de presentación del Partido Demócrata en el  que iba a intervenir la futura ministra Soledad Becerril.

La provincia va a ser el escenario del I Congreso andaluz de los Círculos José Antonio, que se reúnen en Úbeda. Su líder nacional, Diego Márquez Horrillo, será candidato el 15-J por la provincia. El presidente de la Diputación, Miguel Sánchez-Cañete Salazar dimite para presentarse a senador por Alianza Popular en las elecciones que se anuncian. AP presentará al presidente de la Cámara de Comercio, el liberal Antonio Trujillo, como primer candidato y tras él el líder agrario José Enrique Hernández Orozco, de bien distinto talante.

El malestar entre el campo actúa de fermento para la candidatura agrarista que promueve Domingo Solís Ruiz, pero también explica la primera huelga de jornaleros en la provincia, será en Jódar, a fi-nales de abril. Con visión previsora, el ayuntamiento de Linares pone a disposición de los partidos políticos mil metros cuadrados para publicidad y seis locales para mítines.

Otro malestar aflora en la primavera electoral de 1977, el Colegio Universitario. No acaba de concluirse y se teme que, contra lo prometido, no esté disponible en octubre, al inicio del nuevo curso. Se recogen firmas y se consiguen 15.000. La Diputación se defiende afirmando que ella cumple su parte en la financiación del centro, pero no el ministerio de Educación. Se produce un intento de ocupación, que fracasa por la intervención policial, pero al segundo profesores y alumnos consiguen dar unas clases simbólicas en el edificio.

No abundan las buenas noticias económicas. Al menos, el Consejo de Ministros aprueba en mayo el desdoble de la N-IV a su paso por Despeñaperros, y se anuncia la instalación en la provincia de 13 nuevas empresas acogidas a la zona de preferente localización industrial. En esos días la I Semana de la Artesanía jiennense tiene inesperado éxito.

El terrorismo que sufren muchos puntos de España se vive dolorosamente en Jaén. En mayo, un policía nacional de Úbeda, Manuel Orcera, es asesinado por ETA en el País Vasco. Días después será un guardia civil, asimismo de Úbeda, Rafael Carrasco, quien resulta asesinado por el Grapo en Barcelona.

Muchos candidatos.
El 8 de mayo concluye el periodo de presentación de candidaturas. En Jaén hay algunas sorpresas, además del elevado número de candidaturas -14-, y están sobre todo en el centro. La intervención del gobernador civil, Enrique Martínez Cañavate, va a resultar decisiva en la elaboración de la lista de la coalición “oficial”, la Unión de Centro Democrático, UCD. Esos manejos dejan fuera de la candidatura al dirigente local del Partido Demócrata, el liberal Ángel Gómez Calle, una persona que se ha significado en los meses precedentes por su actividad en el proceso democratizador, y colocan a algunos independientes y a hombres claramente vinculados al régimen anterior, como Ángel Cachón Merino o Pedro Damas Rico. El cabeza de lista es una persona desconocida en la provincia, salvo la comarca de Cazorla, el ingeniero forestal de 38 años José Antonio Simón Calvo, nacido en Girona y con nula experiencia política, que abundará además en declaraciones de apoliticismo, lo que resulta curioso, pero que se demostrarán sinceras -elegido el 15 de junio, dimitía a las pocas semanas-. Prácticamente ausentes en la lista los partidos que el 3 de mayo han constituido la coalición Unión de Centro Democrático. Sin duda, la lista más conservadora que el centro presenta en toda la comunidad andaluza.

El cunerismo, viejo mal que no va a estar ausente en toda la transición,  aparece en la lista del PCE, con el escritor Armando López Salinas -Ignacio Gallego, natural de la provincia, será primer candidato por Córdoba, provincia electoralmente más segura- de número uno, o el pintoresco Diego Márquez con los Círculos José Antonio.

La amplia relación de candidaturas incluye a la Falange Auténtica, al Partido Agrario Español -ausente en el resto de España-, la Federación Demócrata Cristiana, con el abogado Luis Ceres a su frente; la Alianza Socialista Democrática, que incluye al PSOE histórico; la Unión Regional Andaluza, partido liderado por el gaditano Luis Jáudenes, lista que encabeza en Jaén el linarense Alfonso Siles Navarro, y tiene dos senadores de cierta popularidad, José Bautista de la Torre y Fernando Arenas del Buey, el Partido Liberal Independiente,  el Frente Demócrata de Izquierdas -lo que pronto será el PTA-, y el partido-candidatura de Domingo Solís, Acción Social Agraria -que utiliza como logo una mano sosteniendo la provincia de Jaén, y dentro de la silueta provincial una espiga y unas aceitunas, un diseño que recuerda en demasía los símbolos de muchos partidos totalitarios-, además de una asociación de independientes. Y por supuesto, la coalición PSP-PSA, encabezada por el ex-director del Instituto Femenino, Carlos Sánchez, y con una persona de prestigio, Pilar Palazón, candidata al senado, y el PSOE, con un histórico, Alfonso Fernández Torres, jiennense residente en Sevilla,  encabezando la lista y otro no menos histórico, el linarense Julián Jiménez Serrano, futuro alcalde, de segundo.

 Al Senado las candidaturas son menos y no hay, al contrario de otras provincias, candidatura conjunta de la izquierda. El PSOE estima que puede sacar los tres senadores en solitario y los resultados le darán la razón. Fracasa por ello el intento de una candidatura conjunta de la izquierda, con Esteban Ramírez. independiente cercano al PSOE, Felipe Alcaraz y Pilar Palazón. Con tres candidatos a la Cámara alta competirán sólo AP, UCD, PSOE y PCE.

La campaña electoral será tranquila. Santiago Carrillo llena la plaza de toros de la capital y consigue el mitin más concurrido, aunque el 15 de junio el PCE quedará sin escaño. Alfonso Fernández Torres insistirá en sus mítines en que de llegar el socialismo al poder impulsará una reforma agraria profunda. Los resultados, pese a las muchas candidaturas, ofrecen una clara concentración del voto en el PSOE -39,2%, el máximo porcentaje de España tras Málaga, 4 diputados- y UCD -33,1 y 3 diputados-. El PCE, con el 9,4% del voto, queda muy cerca del escaño. También AP obtiene una votación por encima del promedio andaluz, el 8,6%, pero no escaño. La candidatura de Domingo Solís, pese a la intensa campaña realizada, queda apenas con el 2,7% del electorado y tras ella la coalición PSP-PSA, con un 2,1%. El porcentaje de participación es muy alto, el 78,9%, el más elevado de Andalucía tras Córdoba, y por encima de la media estatal. Hay participaciones asombrosas. En Cárcheles vota el 96% del censo, en Los Villares el 89, Canena el 88, en Fuerte del Rey, Ibros, Torreblascopedro o La Guardia el 87. En la propia capital la participación supera el 86%.  Jaén ha perdido el miedo. AP vence en una localidad, Santiago de Calatrava, el PCE en tres, Torredonjimeno, Lupión y Begíjar, el PSOE domina en la mayoría de la provincia, y holgadamente en Linares, Andújar y Úbeda. UCD en las sierras de Cazorla y Segura y en la capital.

En las elecciones al senado el PSOE obtiene tres escaños y uno la UCD. Los diputados son Alfonso Fernández Torres, abogado, nacido en  Torreperogil 69 años antes, por esos días presidente de la Federación provincial de Sevilla del PSOE; Julián Jiménez Serrano, otro histórico del socialismo jiennense, con 63 años, uno de los protagonistas de la unificación de los partidos comunista y socialista en la provincia de Jaén durante la guerra civil; Juan Díaz Torres, ingeniero técnico industrial de la capital, 37 años, y José Manuel Pedregosa, socialista, uno de los diputados más jóvenes que llegaran al congreso en toda España, con 28 años, y los centristas José Antonio de Simón Calvo -que al dimitir a las pocas semanas de las elecciones es sustituido por Higinio Vilches Carrasco-, Emilio Muñoz Ibáñez, un abogado de Villanueva del Arzobispo, de 40 años,  y José Ramos Manzano, éste director de la Escuela Politécnica linarense y que será luego concejal en su ciudad, independiente, de 49 años natural de Huelva. De ellos sólo uno, el socialista linarense José Manuel Pedregosa, será diputado dos años escasos más tarde, en las elecciones de marzo del 79.
Los senadores serán Juan José Contreras Guardia, Pedro Luis Martínez Martínez y Juan Zarrías Jareño, socialista, y el centrista Pedro Damas Rico, ingeniero. De ellos sólo Zarrías repetirá en las elecciones del 79. En el caso de UCD no se repetirá la manipulación del 77, en el caso del PSOE, el fallecimiento de Alfonso Fernández en accidente y la orientación hacia la alcaldía de Linares de Julián Jiménez, impondrá también un cambio profundo. 
 
Y entre tanta novedad política, una tecnológica. Se adjudican por ordenador, para garantizar equidad, las 864 viviendas que configuran inicialmente el Polígono del Valle, en la capital jiennense.

Pasada la jornada electoral, la provincia parece sestear, pero el otoño va a ser movido.  Ese otoño jiennense viene marcado sobre todo por la protesta de los olivareros. Es el momento de Manuel Larrocha, el médico que lidera la Unión del Olivar Español. La coyuntura es mala para el aceite, victima de la creciente competencia de otros aceites, la soja sobre todo, que se está introduciendo desde EE UU, y la política de precios impuestos de un producto esencial para la provincia pero sobre el que ésta ejerce mínimo control.

Se generaliza la protesta, pero ésta es mal comprendida por el gobierno central y la opinión pública que, influida por los grandes medios, tiende a ver sólo, con simplismo, una defensa corporativista de los “aceitetenientes”. Se pide un freno a las importaciones de soja y se negocian mejores precios para el aceite de oliva, con posiciones que oscilan entre las 90 y las 112 pesetas litro. El conflicto es largo, en algunos momentos llegan a situarse en las carreteras de la provincia varios miles de tractores y en la plaza de toros de la capital se reunirán a finales de noviembre 6.000 olivareros. Incluso llega a constituirse una comisión interministerial, con sede en Jaén.

Un 4 de noviembre, la Comisión Permanente de la Asamblea de Parlamentarios Andaluces -constituida el 12 de octubre- se reúne en la Diputación jiennense, testigo a lo largo del año de muchas reuniones relevantes. Esa comisión va a aprobar el proyecto de régimen preautonómico andaluz -es decir, el primer documento de la autonomía-  previo al inicio de la negociación con el gobierno. En ese texto, por cierto, no se habla aún de Junta de Andalucía, sino de Consejo regional de Andalucía.

Unos días después, en el ayuntamiento todavía no democrático de la capital, dimiten seis concejales. El ayuntamiento ha decidido expresar su solidaridad con los olivareros en sus reivindicaciones y los dimisionarios, ubicados ideológicamente en el sector más conservador del consistorio, quieren algo más que solidaridad en momento tan delicado como atraviesa el campo jiennense.

Tras 37 días de huelga concluye un largo conflicto en Santana, la principal empresa de la provincia y que ha desarrollado meses atrás un complejísimo proceso electoral. El conflicto iniciado el 7 de octubre lo es en demanda de mejoras salariales, pero se salda con magros resultados para los trabajadores de la factoría, entonces 3.620,  y se producen 21 despidos.

La vieja prisión de Jaén no queda al margen de la oleada de protestas carcelarias que sacuden estos días toda España. A primeros de noviembre alrededor de 60 de los 80 presos protagonizan diversos incidentes, con incendios intencionados y protestas en los tejados.

El domingo 4 de diciembre Jaén va a participar, como todas las capitales andaluzas y con menos incidentes que en otras, de la primera manifestación masiva en pro de la autonomía. Las autoridades locales, todavía no elegidas de forma democrática, encabezan la manifestación.   
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición