Warning: pg_result() expects parameter 2 to be long, string given in /var/www/webs/transicion/web/admin/F_bd.php on line 33 La transición de Andalucía
17 de diciembre de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera

 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PROVINCIAS > > CRÓNICAS
 
botón introducción botón crónicas botón conversaciones botón artículos botón epílogo botón fotos  


1973 1974 1975 1976 1977 1978 1979 1980 1981 1982 1983  
  1978
  Santiago Sánchez Traver
  Rodaje democrático
  Las prácticas democráticas necesitan rodaje, cambio de modos y formas. Aun así se secuestran periódicos y los ultras no aceptan el nuevo régimen. Plácido Fernández Viagas se convierte en el motor autonómico en el año de la creación de la Junta de Andalucía. Clemente es coronado Papa en el Palmar de Troya mientras los jornaleros se encierran en la Catedral, crece el paro, proliferan las huelgas y se oyen gritos de reivindicación gitana. La Casa de Alba tiene un nuevo duque consorte y el Betis se pasea por Europa antes de caer en los infiernos de la segunda división.

Un alcalde de transición.
El año 78 comienza en Sevilla sin alcalde –había dimitido la víspera de Nochevieja Fernando Parias– hasta que el día 3 de enero accede a la alcaldía de forma reglamentaria el concejal y primer teniente de alcalde José Ramón Pérez de Lama por 16 votos a favor, dos en contra y una abstención. Es un alcalde oscuro que no se apunta grandes éxitos ni propuestas pero que lleva a la ciudad hacia una transición democrática en lo local. Por lo demás protagoniza las primeras inauguraciones del Metro, las estaciones que desde la antigua barriada ilegal de la Plata van llegando hasta la Gran Plaza, y tiene que soportar, como su predecesor, múltiples huelgas de taxistas, pero también de policías municipales –por aquello de los pluses de Semana Santa y Feria– cuya solución es de Gobierno Civil, de bomberos y otras muchas cosas más.

El detonante de la dimisión del alcalde han sido unas diferencias con el Ministerio de Obras Públicas en orden a agilizar los trámites urbanísticos para quitarle a Sevilla el dogal ferroviario que la oprime por todas partes, y en especial por el norte y el oeste. La UCD emite una nota pública a los ciudadanos de Sevilla en la que defiende que “no hay motivo para una demora de los enlaces ferroviarios y enzarzarse en un pleito con el MOP”. Hay aún demora y la solución definitiva no llegaría en Sevilla hasta las obras del 92. Aunque también pesa en la decisión del alcalde la presión de las asociaciones de vecinos y las de su propio grupo de gobierno, en el que había intereses y tensiones de todos los extremos.

A los ciudadanos empiezan a interesarle más cosas de su ciudad, en especial el urbanismo y la ecología. Ya no es tan fácil ejecutar un derribo con nocturnidad y alevosía. Ni cargarse un parque. Así, se constituye una Coordinadora Ecologista Parque del Valle, para salvar como zona verde el jardín del colegio del Valle, ya que está previsto que tras dejar las monjas el colegio, se construyan viviendas sobre el inmenso jardín. El 14 de enero El Correo de Andalucía dedica varias páginas del rotativo con este título, Así son los jardines del Valle, para enseñarles a los sevillanos el motivo por el que están luchando. En este caso, la acción popular llega a tiempo y el jardín se salva y la iglesia también.

También es el año en que las organizaciones de mujeres sevillanas afirman su identidad y reclaman conquistas en mundo desigual. Así, la coordinadora que agrupa a las asociaciones feministas logra convocar una importantísima manifestación de mujeres el 8 de marzo, día en que se celebra de forma ya incuestionable el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Las crisis de la política local no se para en la Casa Grande. Una semana después, el 12 de enero, dimite el presidente de la Diputación, Mariano Borrero Hortal, emparentado con los Carrero Blanco. Los políticos franquistas no se sienten cómodos ya en una situación predemocrática que les va obligando a adoptar decisiones que no son de su agrado. A don Mariano, como se le conoce en la ciudad, le sustituye de forma accidental Manuel Laguna, un hombre oculto que ocupa la vicepresidencia.

Encierro en la Catedral. Por esos días de enero y justo enfrente de la Diputación, en la Catedral, como tantas y tantas veces desde entonces, se produce el primer encierro de los jornaleros del campo sevillano, que dura varios días y es el anticipo de la guerra que iba a aflorar en manifestaciones y ocupaciones de fincas.
A los trabajadores no les basta ya que el Gobierno anuncie, por esos días, que se suprime la fiesta del 18 de julio, aunque no la paga. Esto y casi nada de lo que está pasando con la naciente democracia le gusta, ni poco ni mucho, a los de Fuerza Nueva. Y hay pintadas antidemocráticas y algunas caravanas fascistas en algunos barrios. Por esto, es llamado a declarar el jefe provincial –así se llamaba el cargo, en alusión al antiguo régimen– de Fuerza Nueva, José María del Nido, que dice desconocer a quienes pueden hacer esas cosas, pero que pueden ser chavales de las juventudes del partido.

Después hay problemas mayores, como el asalto de la sede de UGT en Dos Hermanas, al grito de “Viva Cristo Rey”, o la muerte de un militante comunista, a manos de un grupo ultra, durante un concierto del grupo chileno Quilapayún en el parque de María Luisa.

Para algunos, aquel inicio de año no es bueno, porque como es costumbre se anuncian subidas en los precios. Y hay una subida curiosa, la del vino. A primeros de año se avisa de que el tinto se va a poner a 35 pesetas y el blanco común a 33 pesetas. La subida, concretada unas semanas más tarde, es algo más allá, concretamente, seis reales: el tinto peleón se quedó en 36,50 y el blanco corriente, en 34,50 pesetas.

Nace la Junta de Andalucía.
La autonomía sigue siendo el motor imparable de la política. Los Reyes Magos dejan a los andaluces un texto definitivo de la preautonomía. El 7 de enero la Asamblea de Parlamentarios aprueba la institución de la Junta de Andalucía, que va a contar con 39 miembros, treinta y un parlamentarios y un representante por cada una de las ocho diputaciones andaluzas. El presidente, dice el texto, será elegido por mayoría simple a propuesta del grupo que ostente la mayor representación.

Tras el acuerdo, una semana después, el PSOE convoca una rueda de prensa en la sede del partido en la que lleva la voz cantante Alfonso Guerra: “No vamos a aceptar una autonomía descafeinada”, aclara. Un joven y guerrillero Rafael Escuredo llega más allá, en alusión a la autonomía catalana. Y dice: “Tarradellas es el único exiliado que conozco que tiene finca”.

Mientras tanto en Madrid, Felipe González, el líder sevillano de los socialistas, se configura como la personalidad política más notable del futuro del país. El 15 de enero se reúne con el presidente Suárez y acuerdan que debe aprobarse cuanto antes la Constitución, en todo caso antes de las próximas elecciones municipales, que aún no tienen fecha pero que se prevén para el año próximo. La pena de muerte tampoco es abolida por parte del Congreso, por muy poco, ya que algunos diputados de UCD no respetan la disciplina de voto, pero once abstenciones son suficientes para que los 128 votos a favor no puedan con los 133 en contra de abolirla.

Vibraciones mediáticas.
En los medios no es que se mueva mucho la cosa, pero algo empieza a vibrar. Andalucía sigue sin tener medios de comunicación propios y se prepara la que sería la privatización de los medios de comunicación del antiguo movimiento. Mientras que en las restantes provincias se salvan los periódicos, en Sevilla Suroeste no puede existir y se ve abocado a su desaparición antes de que llegue a privatizarse como el resto de la cadena de Medios de Comunicación del Estado, antes Prensa del Movimiento. ABC sigue su marcha en una línea altamente conservadora y en El Correo de Andalucía se producen cambios: es cesado el director, José María Requena, y en su lugar nombran a un periodista murciano que viene de la cadena de Editorial Católica y que dejará poca señal en la ciudad y en el decano de la prensa andaluza. Ramón Gómez Carrión es su nombre y se hace cargo del rotativo el 12 de febrero.

Curiosamente, El Correo de Andalucía sufrirá el primer secuestro de un medio ya en la democracia cuando es retirada su edición de los quioscos el 28 de octubre. El motivo: unas declaraciones del abogado José Antonio Salazar Murillo, al que se ha procesado por la acusación de facilitar propaganda y un muelle a un defendido suyo, al parecer miembro de la COPEL. Las declaraciones no gustan en la Fiscalía y el juzgado de instrucción número siete ordena a la policía retirar todos los ejemplares. El bufete de Salazar, en el que también está el abogado y profesor José Ramón Alarcón, esposo entonces de la socialista Amparo Rubiales, es el que más se destaca en  las causas perdidas, en defensa de la naciente democracia. Hay un preso común, Francisco España, que se hace famoso por su capacidad de tragarse cucharillas y muelles de la cama para reivindicar la resolución de su causa. De momento le sirvió aquel año para ser puesto en libertad de forma rápida. Y sale a la calle desde el hospital de San Lázaro, aunque después se verían sus causas pendientes, de carácter menor.

También se produce un curioso incidente mediático laboral: los trabajadores de LVG, La Voz de Guadalquivir, de la cadena de emisoras sindicales, se encierran en la sede de la radio para conseguir un contrato fijo tras muchos años de inseguridad. Les apoya el mismo director, Benito Vázquez Regueira, y a la larga conseguirán sus objetivos de fijeza y dignidad en el empleo.

Huelga hasta de mantoneras.
La ciudad es un compendio de conflictos y huelgas durante todo el año. Empiezan los taxistas, como siempre. Siguen la gente del campo, a los que se unen los empleados de los juzgados y los de Correos. Después, los bomberos por el mal estado de su parque, los del servicio de basuras, la policía municipal y los mayoristas de Mercasevilla. Hasta las mantoneras de Cantillana se pusieron en huelga. Tienen sus motivos: por hacer esa obra de arte que es un bordado de un mantón de Manila se les paga a ocho pesetas la hora. Y el mantón, sin embargo, vale un dinero.

El primero de mayo sí hay manifestación autorizada este año. Y además dos, en lo que sería una costumbre que se dilataría en el tiempo: la de los mayoritarios, UGT y CC OO, y la de los sindicatos minoritarios. Es un anuncio de lo que va a ser este mayo caliente. Los profesores de EGB están veinte días en huelga. Los del comercio se ponen en huelga el día 12. Los trabajadores del metal están toda la primavera en lucha, fracasando su negociación de convenio. Llegan a apedrear el hotel donde se reúnen los empresarios del ramo y hay diecisiete detenidos en las protestas. Los del textil tienen duros enfrentamientos con la policía en la mismísima calle Sierpes. Los currantes de la construcción también tienen su huelga. Y los remolacheros protagonizan una de sus protestas más sonadas.

El Palmar elige Papa.
En lo religioso las noticias siguen su curso normal. Se restaura la Macarena y vuelve a salir el Domingo de Ramos la Hermandad de Jesús Despojado, recobrando su sitio de 1941. Antonio Soto Cartaya pregona una Semana Santa en la que por vez primera hay dos carteles anunciadores, el del Ayuntamiento y el de la Hermandad de la Amargura. Se constituye la Hermandad de la Sed a la que se aprueba su salida procesional el Miércoles Santo del año siguiente desde su parroquia de Nervión. El cardenal Bueno Monreal dimite sorprendentemente como hermano mayor de Los Negritos y veinte mil gitanos de toda Europa peregrinan ante la Esperanza Macarena, siendo ubicados en un campamento en el campo de la Feria.

Pero con todo la noticia religiosa del año es la muerte de Pablo VI, que tiene consecuencias inmediatas en Sevilla. Los obispos del Palmar de Troya, que han empezado con dos visionarios sevillanos, Clemente Domínguez y Manuel Corral, a los que ordenó un obispo vietnamita de forma un tanto curiosa, hacen su cónclave particular y eligen a Clemente –que está en todos los chistes de la calle– como el nuevo papa, que toma el nombre de Gregorio XVII y el sobrenombre de La Gloria de las Olivas, para mayor cachondeo, siguiendo las profecías de Nostradamus y algunos más. La primera foto del papa cismático sevillano montado en su silla gestatoria en torno a la pedanía de Utrera da la vuelta al mundo. Mientras tanto en Roma siguen a lo suyo y tras desaparecer de forma sospechosa Juan Pablo I en un mes, eligen a Juan Pablo II. Albino Luciani recibe en cuanto es elegido al cardenal de Sevilla, pocos días antes de morir.

Tironeros en acción.
Es el año del tirón. Este delito, en sus dos variantes de tirón a la carrera o en moto, o de semaforazo, rompiendo la luna trasera de los coches en una parada, se hace institucional y es noticia de todos los días, destacando el centro como lugar de los tirones a pie y la carretera de Su Eminencia como zona clásica de los semaforazos. Ello hace que el alcalde accidental dicte un bando prohibiendo la entrada de motocicletas con acompañantes en la parte trasera en el centro de la ciudad.

Siguen cayéndose casas por doquier, en especial por los barrios antiguos de San Luis, San Bernardo o Triana y se van alojando a sus habitantes en las nuevas zonas de viviendas de protección en las que también se ubican los habitantes de los últimos residuos de chabolas. Erradicada ya La Corchuela, son los asentamientos del Vacie los únicos de la ciudad que recuerdan el chabolismo. A su vez, esta nueva política creará zonas de gueto que subsisten veinte años después: desde el Polígono Norte a la zona sur, en las llamadas Tres Mil Viviendas.

La ciudad, con todo, apenas crece rozando los setecientos mil habitantes. Aunque se produce un espectacular incremento de habitantes pero de una especie un tanto especial: las ratas. Realizado un censo de dichos animalitos, el Ayuntamiento descubre que en Sevilla hay tres ratas por habitante, por lo que se decide hacer en el mes de septiembre una fuerte campaña de desratización para controlar el número de roedores que habitan los subsuelos de la ciudad.

Detenciones con dolor
. En el campo los jaleos son continuos y los hombres del SOC, de la mano de Juan Manuel Sánchez Gordillo, Paco Casero y Diego Cañamero protagonizan acciones entre las que no faltan ocupaciones de fincas y enfrentamientos con la Guardia Civil. El 7 de marzo llegan a Sevilla mil quinientos millones de pesetas para paliar el paro, prometidos tres semanas antes por el Gobierno. Eso no va a calmar mucho los ánimos. Hay un dato curioso: el 20 de junio de ese año, veinticuatro años antes del 20-J de 2002, CC OO y UGT convocan una jornada de lucha en Andalucía, que tiene especial incidencia en Sevilla, con un masiva manifestación de miles de trabajadores.

Y como la cosa no se arregla, un mes después se organizan diversas manifestaciones y ocupaciones que tienen como consecuencia la detención de cuatro dirigentes: el lider del PTE, Eladio García Castro, el líder del SOC, Paco Casero, y otros dos dirigentes más. Los sueltan poco después, pero lo mejor es la frase que acuña el gobernador civil para justificar la media: “Me ha dolido tener que ordenar estas detenciones”.

Mientras tanto, los políticos siguen discutiendo sobre autonomía, sobre si galgos o podencos, aunque el ministro Martín Villa, que viene de los de camisa azul, en plan críptico dice: “No habrá regiones de primera y segunda clase, pero las autonomías serán de diversa clase”. Con declaraciones así, se lía la que se lía. Pero, al final el 30 de marzo se llega a un acuerdo entre la comisión andaluza y el ministro Clavero sobre la fórmula de la preautonomía. Se vislumbra que el magistrado y senador sevillano por el PSOE, Plácido Fernández Viagas, será el primer presidente. El 19 de abril el Consejo de Ministros aprueba el régimen preautonómico andaluz, que tendrá vigencia a partir del 28 de ese mes, tras su publicación en el Boletín Oficial.

Hacia la autonomía con don Plácido.
Hasta el 27 de mayo en que queda constituida la Junta de Andalucía se producen movimientos de todo signo. Así, el 21 de abril la Diputación sevillana, a propuesta del diputado Enrique Navarrete, pide la capitalidad andaluza para Sevilla, y nombra a su presidente, Manuel Laguna, como su representante en la Junta de Andalucía. El 20 de mayo los socialistas proponen a Plácido, un hombre independiente del partido, como candidato a la presidencia, no sin que Alfonso Guerra vetara a otros posibles como Rafael Escuredo. Competirá con otro candidato sevillano por la UCD, Jaime García Añoveros, que confiesa días antes: “No voy a ganar”. Y así fue, por 18 votos contra 13, en la Diputación de Cádiz, don Plácido es el presidente y García Añoveros queda como vicepresidente.

El dos de junio, ya en la sede de la Diputación sevillana, se celebra la primera reunión de trabajo de la Junta de Andalucía. De aquellos primeros consejeros preautonómicos pocos quedan en la política. De Gobernación estaba el socialista malagueño Carlos Sanjuán, de Economía, Francisco de la Torre; de Educación, Eugenio Alés; de Sanidad, Antonio Delgado de Jesús; De Obras Públicas, Rafael Escuredo; de Agricultura, Félix Pérez Miyares; de Trabajo, Carlos Navarrete... Aquellos primeros consejeros cobran una retribución de sesenta mil pesetas.

Una de las primeras iniciativas más interesantes del ya presidente Fernández Viagas en aquel verano es la visita institucional a Cataluña, donde es recibido con todos los honores en la Generalitat por el president Tarradellas. Es el 27 de un caluroso julio. El viaje se completa con multitud de actos organizados en los pueblos del cinturón barcelonés por las asociaciones de andaluces, que controla un hombre del PSOE, Gonzalo Crespo, que después sería director general de emigración de la Junta, ya vuelto a Sevilla. Al viaje, de grandes emociones, lo acompañamos algún periodista interesado y la que es primera jefa de prensa de la Junta, la periodista sevillana Lola Cintado.

De la sede provisional y prestada en que ha estado la Junta de Andalucía se pasa a una sede propia y digna, aunque cedida. Para ello, el Pleno Municipal del 28 de junio cede el uso del Pabellón Real de la exposición del 29, sito en la plaza de América para sede de la institución regional, donde residirá en la primera etapa ya autonómica hasta su traslado al Palacio de Monsalves.

Poco después, el 6 de julio, se autodisuelve la Coordinadora de Diputaciones que ha impulsado la UCD, al no tener ya sentido por haberse constituido la Junta. Pero ese mes de julio tendrá importantes noticias políticas, pues el Congreso, además de la abolición definitiva de la pena de muerte, aprueba la Constitución española.

El polvorín del paro. Y la oposición presiona al Gobierno por el paro tan tremendo que asola Andalucía. Felipe González dice que “puede llevar a una situación explosiva”, mientras Santiago Carrillo, con veinte diputados como fuerza, afirma que puede ser “el polvorín que puede acabar con la naciente democracia”. El 28 de julio Sevilla es noticia nacional por la detención de ocho presuntos grapos. Y es que el terrorismo de uno y otro signo era preocupación de cada día. La tensión es tal que en el otoño, el 1º de noviembre, llega a convocarse una jornada de protesta nacional contra el terrorismo. En Sevilla la manifestación congrega a quince mil personas y un joven del PTA es herido en un enfrentamiento con los ultras de Fuerza Nueva.

En aquel mes de julio, y como consecuencia de la resistencia a los cambios en determinados núcleos de la sociedad española, se presenta en Sevilla el FLA, Frente de Liberación de Andalucía, cuyos miembros van a estar siempre en el objetivo de la policía de la época. El líder es Antonio Medina Molera, un cordobés que después cambiaría de religión y de nombre pasando a llamarse Abderramán. Ha empezado de documentalista en el naciente Diario 16 en Madrid y deja el trabajo periodístico para encabezar un movimiento –“marxista dialéctico” se definen– que tendría más de espectacular que de realidad, aunque tiene una metralleta cruzada en su logotipo original.

Ese verano ya se está gestando en Sevilla algo que será definitivo ante los primeros problemas que surgen en la preautonomía. Problemas de los que no están ajenos los asuntos internos del PSOE, que cuestionan a la persona del presidente preautonómico, la presión de la UCD como oposición, y la de los demás partidos, como el PSA cuyo líder Rojas Marcos acusa Fernández Viagas de “inacción y sectarismo”. La cuestión es llegar a una base de partida en que todos los partidos, parlamentarios o no, estén de acuerdo. Este después llamado Pacto de Antequera se gesta en una reunión en la diputación sevillana en la que participan los hombres más importantes del PSOE andaluz: Plácido Fernández Viagas, Pepote Rodríguez de la Borbolla, Manuel del Valle y Miguel Ángel Pino. Ese texto de mínimos sería presentado por el presidente andaluz en Sevilla el 3 de octubre como Pacto Autonómico Andaluz y firmado por todas las fuerzas políticas el 4 de diciembre.

Los partidos extraparlamentarios tienen problemas en cualquier caso. En el PSA se oyen voces discordantes contra su máximo líder, Alejandro Rojas Marcos, que han sido concejal por el tercio familiar muchos años atrás cuando era un joven y arriesgado político. Será la primera crisis que después se vería superada con los excelentes resultados del 79, cuando el PA alcanzaría grupo parlamentario propio en Madrid, dos diputados en el parlamento catalán y alcaldías importantes como la de Sevilla.

A la vuelta de vacaciones, en los primeros días de septiembre, se constituye la Comisión Mixta de Transferencias Gobierno central-Junta de Andalucía, que será la que vaya poniendo orden de llegada a las primeras competencias para gobernar. En Madrid, en tanto, se aprueba la Constitución que otorgará a Andalucía siete senadores extra por designación parlamentaria, y también se adjudica el número de concejales de cada ciudad: a Sevilla corresponderán 31 concejales que serán elegidos por el censo de la ciudad, que va a incrementarse en treinta mil votos de jóvenes de más de dieciocho años si se aprueba la Constitución por el pueblo.

Curiosamente, el Ayuntamiento en su Pleno municipal del 29 de noviembre no se pronuncia sobre la Constitución, pero sí lo harán los sevillanos en el referéndum del 6 de diciembre. Acude a votar el 71,51% del censo y el Sí alcanza una cifra espectacular del 92,76% de los votos. Sólo Tenerife y Almería, que son las dos provincias con más voto afirmativo porcentual en toda España, superan el dato de Sevilla. Antes de que acabe el año el Rey sancionará la Carta Magna y consagrará así la democracia española. No lo verá por haber muerto un mes antes Alfonso de Cossío, catedrático e impulsor de la Junta Democrática en Sevilla.

En lo social, el año tiene aspectos curiosos, como el hecho de que se produzca el primer trasplante de riñón. Es en el Hospital Universitario el 12 de abril y un mes después, el trasplantado saldría del hospital con toda normalidad y por su propio pie rodeado por los médicos que logran este primer éxito.

Hay un suceso por lo demás curioso. Un tren no logra frenar a tiempo a su llegada a Sevilla y se lleva por delante todo lo que encuentra, hasta parar en la parte trasera de la misma fachada de la estación de Plaza de Armas. El susto se salda con un muerto que pasa por allí y con numerosos heridos.

El nuevo duque de Alba.
Una noticia social, de alcance nacional, tiene también su importante repercusión en Sevilla. El 16 de marzo, estallando la primavera, se casan la duquesa de Alba y el ex jesuita Jesús Aguirre, que ha sido su confesor. El nuevo duque de Alba, que se hace imprimir tarjetas con los cincuenta y seis títulos de la casa de nobleza más importante de España, convence a la duquesa para venirse a vivir a Sevilla, junto al patio de la infancia de Machado. Su presencia en la ciudad, incomprendida o denostada por algunos, es, sin embargo, una bocanada de aire fresco y de libertad cultural tanto para la casa de Alba como para la sociedad sevillana.

Es la primera Feria de Abril de la democracia y se desarrolla con toda normalidad aunque con la particularidad de intensificarse su sentido político. Las casetas de partido son la referencia social, a falta de otras, mientras las familiares y tradicionales siguen ocupando su sitio. En lo taurino es el año de Francisco Rivera, Paquirri, que corta cuatro orejas en dos tardes, no sin polémica. Porque el 19 de abril hace una faena tan grandiosa que le dan dos orejas tras pinchar tres veces. Dos días después porque corta dos orejas sin torear ni matar a su toro, que le ha inferido una cornada muy grave en cada muslo al banderillearlo. Es el año en que, por fin, entra El Viti en Sevilla al cortar oreja a tres de los cuatro toros que mata. Santiago Martín está a punto ya de retirarse. Curro se va de vacío esa Feria.

Gritos gitanos.
En lo cultural el año 78 muere el poeta Rafael Laffón, uno de los últimos representantes del 27. Aunque la noticia cultural del año es, sin duda, el Congreso de Cultura Andaluza, inaugurado por Antonio Gala el 2 de abril en Córdoba pero que tiene su reflejo en Sevilla y en toda Andalucía y que supone un punto de partida decisivo sobre el concepto de la culturalidad andaluza. El cantaor Juan Peña El Lebrijano lanza poco después una de sus obras cumbre, Persecución, en la que se oye el grito de los gitanos desde cinco siglos atrás. Otro artista gitano, Salvador Távora, presenta sus Herramientas, con su grupo La Cuadra, montaje con el que triunfará por toda Europa. Otro más, Mario Maya presenta en el Lope de Vega su grito artístico, Ay, un espectáculo sobre libreto de Juan de Loxa. Es la hora del arte autóctono y así se manifiesta en espectáculos y en el florecimiento de festivales de flamenco, como los de Mairena, Lebrija o Morón. O en una jovencísima Isabel Pantoja que estrena en el Álvarez Quintero su espectáculo Ahora me ha tocao a mí. Un gran artista de la guitarra, Narciso Yepes, daría un concierto inolvidable en el Lope de Vega.

En lo deportivo es el año del Eurobetis, que otros llaman Currobetis. Y todos tenían razón: el equipo de Heliópolis juega la Recopa y elimina al Lokomotive de Leizpig y después al todopoderoso Milan de Gianni Rivera, pero cae en los cuartos de la competición ante el Dinamo de Kiev ucraniano. La espantá vino después con un descenso por sorpresa en el que tuvieron que ver acuerdos entre otros clubes como Burgos o Hércules. Le acompaña en el viaje a Segunda el Cádiz. Pero es que el Betis tiene el equipo de su historia, con casi todos sus jugadores internacionales. Los Esnaola, Biosca, Cobo, López, Alabanda, Cardeñosa vienen de fuera a hacer este equipo y se quedan a vivir en Sevilla para siempre. Por cierto el 78 es año de campeonato del Mundo, que gana Argentina en casa para gloria de los dictadores militares. Pero la noticia en Sevilla es el gol que falla Cardeñosa ante Brasil y que habría clasificado a España.

Se acaba un tenso y agitado año y en sus últimos días el alcalde de Sevilla, Pérez de Lama, avisa de que la deuda municipal asciende a mil millones, que por cierto es una cantidad similar a la que deben los sevillanos a las arcas municipales por impago de impuestos, en especial por plusvalías y de tasas de circulación. El Pleno municipal ha aprobado con mucho retraso, el 7 de julio (San Fermín), los presupuestos del año, que ascienden a 3.195 millones de pesetas. Pero son los últimos día de poder municipal no democrático. El 29 de diciembre el presidente Suárez anuncia las fechas definitivas para las elecciones: el 1 de marzo, las generales, el 3 de abril, las municipales. Al día siguiente, se sabe que Clavero Arévalo es el número uno de la UCD en las generales por la provincia de Sevilla.

Aparte de estas decisiones políticas tan importantes, además de la Constitución publicada en el BOE el 29 de diciembre, las Navidades del 78 traen a Sevilla la puesta en marcha del 092. Y el Gordo de la Lotería...
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición