23 de octubre de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > MONOGRÁFICOS > Noche de guardia
 
  Rafael Román
  El golpe de Estado (Sevilla)
  Noche de guardia
  A la misma hora que se producía el golpe de Estado yo estaba dando una conferencia de prensa, creo que los periodistas se podían contra con los dedos de una mano. Entonces, la Junta de Andalucía era muy poquita cosa. Era mi presentación como consejero de Cultura, cuando sustituí a vallejo… ese día 23 de febrero lo recuerdo perfectamente y me gustaría encontrarme con los dos guardias civiles que estuvieron conmigo toda la noche, porque a mi tocó estar de guardia, posiblemente porque andaba por allí.
 
Durante muchas horas estuvimos allí un chico de Cádiz que era Rafael Parrilla y yo mismo, esperando a ver qué pasaba. Rodríguez de la Borbolla se había ido a guardar los archivos del partido y Antonio Ojeda creo que estaba con el que dicen que esa noche estaba alcoholizado, el teniente general Merry Gordon y, también, con el delegado del Gobierno de la UCD, que había sido gobernador civil de Cádiz, el emérito diplomático Sanz Pastor y con el general Esquivias. Yo me quedé todo la noche solo, hasta bien entrada la mañana en el Pabellón Real. Los dos guardias civiles, Rafael Parrilla, otro funcionario y yo. Por allí llego Tomás Iglesias con algunos del PTE. Querían que convocara una huelga general o algo así. No recuerdo bien, pero que también estuvieron en el Pabellón Real Isidoro Moreno y el alcalde de Lebrija, Antonio Torres.  Estos políticos de grupos extraparlamentarios se presentaron para ponerse a disposición de la Junta, pero es que no había absolutamente nadie y además Escuredo y Tomas García estaban secuestrados en el Congreso por Tejero. Por lo que recuerdo, unos consejeros buscaron refugios y otros se fueron a sus casas.

Había gente que llamaba por teléfono y preguntaba cuál era la situación de la Junta de Andalucía y yo respondía: “Mire usted, yo estoy aquí solo y no me atrevo a convocar la huelga general revolucionaria yo solo, sinceramente”. Yo estaba con los guardias civiles y no sabían si me iban a detener, a llevarme al cuartel de la Guardia Civil de Eritaña o fusilar allí mismo en cumplimiento de la nueva legalidad que habían impuesto Tejero y sus hombres a golpe de pistola y metralleta en el Congreso de los diputados o, si por el contrario, al menos aquellos dos, estaban por respetar la legalidad. No hablábamos entre nosotros, simplemente nos dedicábamos a mirar la televisión hasta que apareció el Rey. Luego, la cosa se fue calmando. Ya todo fue muy constitucional por la mañana, pero la tarde noche fue de las que no se olvidan, sobre todo por la soledad más absoluta, sin saber qué podía hacer, sin conectar con otros compañeros del Gobierno de Rafael Escuredo”.
Tengo que reconocer que el cuerpo me pedía marcharme, pero no podía dejar sola la institución más importante del pueblo andaluz. Si aquella noche era la última, pues bueno. La noche de “tranquilo, Jordi, tranquilo” no fue muy gloriosa que digamos”.



*Rafael Román es nombrado consejero de Cultura cinco días antes del golpe
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición