01 de mayo de 2017
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > MONOGRÁFICOS > Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
 
  Manuel Ángel Vázquez Medel
  La Cultura (Huelva)
  Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
  En junio de 1980, el Departamento de Literatura Española de la Universidad de Sevilla, dirigido por el catedrático Jorge Urrutia, propuso al Claustro de la Facultad de Filología la celebración de un coloquio entre especialistas para celebrar el Centenario de Juan Ramón Jiménez. Dicha propuesta, aceptada unánimemente, fue elevada a la Junta de Gobierno, que la hizo suya. El entonces rector, Francisco González García, la apoyó con entusiasmo y encontró la ayuda de la Diputación de Huelva, cuyo Presidente, Emiliano Sanz Escalera, implicó también a la Casa-Museo Zenobia-Juan Ramón, entonces dirigida por Francisco Pérez Serrano, quien compartió con Urrutia la Secretaría del que sería un importantísimo Congreso Internacional.

Preparativos.
La Universidad de Sevilla llevaba varios años trabajando intensamente sobre el poeta moguereño. El impulso de Jorge Urrutia se unió a los trabajos de Rogelio Reyes, bajo cuya dirección realizó su tesis de licenciatura el autor de estas líneas (‘Claves estilístico-textuales para el estudio del proceso creativo juanramoniano’), leída precisamente en 1981, año en el que también le llegaba el Premio Aljarafe de Ensayo por la monografía El campo andaluz en la obra de Juan Ramón Jiménez, que vería la luz el año siguiente.

En las palabras de presentación de los II Tomos de Actas del Congreso Internacional conmemorativo del Centenario de Juan Ramón Jiménez (Huelva, Instituto de Estudios Onubenses, 1983) afirmaba Sanz Escalera: “En las conmemoraciones del centenario del gran poeta Juan Ramón Jiménez, Huelva no podía estar ausente. El poeta y su obra se hallan profundamente unidos a esta tierra natal, que es también la que hoy acoge su tumba. Por ello hemos colaborado de manera decidida y entusiasta con la Universidad de Sevilla en la organización y en el desarrollo del Congreso Internacional celebrado en La Rábida durante los días 22 a 17 de junio [de 1981] (…) Durante unos días, Huelva se sintió honrada y complacida por contar con huéspedes ilustres: profesores, críticos, especialistas en los estudios juanramonianos”.

Y así fue: más de medio centenar de trabajos acreditan en las Actas que no ha habido otra ocasión de parecida magnitud en encuentros de investigadores juanramonianos. Entre ellos se encontraban quienes le conocieron en vida y le trataron, en España o en el exilio, como Alonso Zamora Vicente (a quien correspondió la lección inaugural), Ricardo Gullón, Graciela Palau de Nemes o Aurora de Albornoz. La nómina del hispanismo internacional era verdaderamente de lujo, ya que en ella se encontraban los autores casi míticos de algunos de los estudios de referencia: Howard Young, John Wilcox, Gilbert Azam, Paul Olson, Mildred Murphy Drake, Richard Cardwell, Birute Ciplijauskaité, Ivonne Barret, Jacques Issorel, Janusz Strasburger…

Los ya veteranos maestros como Manuel Alvar, Antonio Sánchez Romeralo, Francisco Ynduráin, Víctor García de la Concha, Guillermo Díaz Plaja o José Mª Martínez Cachero entregaban el testigo a una generación de investigadores (y creadores) nacida antes del medio siglo, que en esos momentos alcanzaba su culminación académica; es la del propio responsable del Congreso, Jorge Urrutia: Jenaro Talens (Valencia), Francisco Marcos Marín y Pablo Jauralde (Autónoma de Madrid), Manuel Ariza (Extremadura), Fanny Rubio (Complutense)… La presencia de las diversas universidades andaluzas y españolas estuvo garantizada, además de los anteriormente mencionados: Antonio Sánchez Trigueros y Antonio Chicharro (Granada); José Luis Tejada (Cádiz); Concepción Argente del Castillo (C.U. de Jaén); Gregorio Torres Nebrera y Carmen Pérez Romero (Extremadura); Francisco Javier Díaz de Revenga (Murcia); Sebastián de la Nuez (La Laguna); Cándido Pérez Gallego (Zaragoza); Luis Iglesias Feijoo (Santiago de Compostela); Francisco Javier Blasco (Salamanca); María Luisa Amigo (Deusto)… Y, por supuesto, la Universidad de Sevilla, encabezada por Jorge Urrutia y Rogelio Reyes, pero que aportaba un importante número de jóvenes investigadores: José Mª Barrera, Miguel Cruz, Isabel Román, Manuel Ángel Vázquez Medel…

Un poeta universal.
No hubo casi ningún aspecto de la obra de Juan Ramón (biográfico, temático, estético) que no se abordara, desde sus primeros libros y su recepción hasta las diversas lecturas de Espacio y de la obra última; desde el problema textual a interesantes aspectos lingüísticos de su creación verbal; desde las fuentes de su poesía hasta sus relaciones e influencias (con Antonio Machado, Juan Guerrero, José Sánchez Rodríguez, Fernando Villalón, Alberti, Cernuda, Pedro Garfias, Pablo García Baena, los poetas de posguerra…

Sin embargo, es cierto que este Congreso supone también un cierto giro y consolidación de la crítica juanramoniana, que se asienta definitivamente en España, como reconoce Urrutia: “Pudimos comprobar una inesperada unidad de criterio al delimitar los temas fundamentales de la obra y al abordarlos. Quedó realzada la última época y, de modo muy especial, en relación con la poesía contemporánea e inmediatamente posterior. La nueva poesía de la nueva España es juanramoniana, como nunca dejó de serlo la gran poesía. Porque en Juan Ramón Jiménez se dan casi todos los movimientos poéticos del siglo, como en Pablo Picasso se dan los pictóricos”.

Otros aspectos de este Congreso no fueron menos importantes: las visitas a la Casa-Museo y a Moguer, donde se celebraron algunas sesiones, el viaje a la Sierra de Huelva, en la que los congresistas fueron recibidos por los alcaldes de Alájar y Aracena… Hay momentos imborrables: la visita a la tumba de Juan Ramón y Zenobia en el cementerio de Moguer, le lectura de poemas en la casa-museo o esa especial lectura de Platero y yo que Birute Ciplijauskaité hizo en Fuentepiña, en las tres lenguas Bálticas, subrayando la univeersalidad de nuestro poeta.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición