18 de agosto de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > SEMBLANZAS
 
  24 de septiembre de 2008
  José Luis Masegosa Requena
  Don Marino, eterna voz de solidaridad
  Habla con voz enérgica, sin dejarse llevar por tonos impositivos. Los años de púlpito y sacristía condujeron su conciencia al compromiso social, a la solidaridad con los más débiles, a la lucha contra toda injusticia. La merma del  calendario comenzó a hacer mella en este octogenario hace muy poco tiempo y aún así mantiene una indisimulada fortaleza física. Nacido junto al río Pisuerga, en Salinas, que también toma el nombre del mismo río, en la provincia de Palencia, Marino Álvarez Mínguez vivió su infancia junto a la 'dureza terrible, terrible', del trabajo de su padre y hermanos en el carbón de Reinosa. Precisamente su futuro estaría determinado por este municipio, donde la familia de don Marino compartía vecindad y entrañable amistad con la de Carlos Jiménez Díaz, eminente médico e investigador, cuyo legado quedaría perpetuado en la hoy Fundación Jiménez Díaz.

El joven Marino emprendió niño aún su andadura formativa. Ingresó en La Salle de Madrid, donde cursó sus estudios elementales. La contienda civil le lleva a recorrer durante tres años las cárceles de Madrid, pero este joven palentino del Sur de recia estirpe y mejor condición, no sucumbió ante tanta tragedia. Concluida la guerra, el hijo del carbonero decide dedicarse al sacerdocio y tras superar los cursos correspondientes recibe la orden ministerial, con el padrinazgo de su paisano, Carlos Jiménez Díaz, quien pretende inútilmente que también abrazara la Medicina, como él. Almería acoge ya a este nuevo vecino que dedicaba su tiempo a impartir Literatura en el colegio de la Salle. Marino Álvarez no anduvo la senda galena, pero sí adquirió una extraordinaria sensibilidad con los más desfavorecidos, "con los más pobres de los pobres", en aquellas duras asistencias del Pozo del Tío Raimundo, junto a su padrino, en el Madrid de postguerra.

Forjado en la dura realidad de la misera del barrio madrileño, este bisoño cura recibe la encomienda de aliviar los efectos nocivos de pequeños revuelos pueblerinos, faldas por medio, donde anduvieron incursos algunos de sus antecesores. Roquetas de Mar, en el Poniente, y Oria, en el Norte de la provincia almeriense, albergaron a este consecuente ciudadano, a quien los jóvenes recibieron con el soniquete 'Marino, marrano, Marino, marrano....'. Las adversidades le crecían y pronto recompuso la situación, al tiempo que comenzó su ingente labor social. La parroquia de San Roque, en el barrio de Pescadería y junto a la Chanca, fue su último y definitivo destino que ha durado medio siglo, hasta su jubilación, hace muy pocos años, y donde es muy querido por todos los vecinos. Coherente con sus ideales, "y porque tenía dignidad elemental", este cura llamado comunista por sus colegas, enarboló la bandera de la reivindicación de los pescadores y se enfrentó en varias ocasiones a los armadores "que lo querían matar y hubo de estar escondido varios días", apostilla Teresita, la incansable religiosa que atiende el pequeño piso que don Marino habita, pared con pared con la parroquia marinera. Su dedicación, el trabajo y la entrega en los arrabales marineros almerienses no han sido baldíos: reconstrucción de la Chanca, planes de viviendas en Pescadería y un barrio entero, en el Zapillo, con las 'Quinientas viviendas'. Doctor en Psicología, cinco licenciaturas universitarias, una amplísima formación y "la cruz de los pobres a cuestas" han otorgado a este almeriense palentino numerosos reconocimientos. Pero él ha querido reconocer a sus vecinos, a la Chanca, y les ha dedicado su vetusta tesis doctoral sobre Toxicomanía en Almería, porque "ellos son lo primero", al igual que "el último pobre más pobre".
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición