26 de mayo de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > SEMBLANZAS
 
  21 de julio de 2011
  Antonio Checa
  Curro López Real. 76 años de militancia
  Setenta y seis años de militancia en  un mismo partido –de ellos 30 en el exilio– no es una marca fácil de igualar. La tenía Francisco López Real, Curro para todos, cuando fallecía el 7 de mayo de 2004 a los 91 años. Con sólo 15 años, mucho antes, pues, de terminar sus estudios de Ingeniero técnico de minas, en plena Dictadura de Primo de Rivera, se había afiliado a las Juventudes Socialistas y las había organizado en la cuenca minera onubense.

Origen minero.
Nace en Minas de Riotinto, el 27 de abril de 1913, era, pues, uno de esos tauro apacibles pero tenaces. Le viene de familia. Su padre pierde el empleo, capataz de minas, por apoyar la huelga general de 1917. En 1935, con 22 años, es nombrado Secretario Internacional de las Juventudes Socialistas, nombramiento al que no es ajeno su conocimiento de idiomas. Viaja a la URSS. La guerra le lleva a ser en 1937 Secretario General de la Federación Socialista de Badajoz y se mueve en la zona de la ancha provincia –frente de Castuera– que permanece hasta los últimos días de la guerra en el sector republicano.

Ingresa en la cárcel en 1939, al término de la guerra, e inicia un penoso peregrinaje, primero en Valencia, luego en Dos Hermanas, de donde consigue escaparse con ingenio, pero por un chivatazo es detenido en Portugal, vuelve a prisión, pero como los tribunales franquistas buscan vanamente poder imputarle delitos de sangre aprovecha un indulto y sale un 20 de mayo de 1946. Se ha pasado casi toda la II Guerra Mundial en prisión y en ese tiempo ha sido elegido en plena clandestinidad Secretario General del Partido en Andalucía, y al mismo tiempo dirigente de la UGT y de las Juventudes Socialistas.

El mismo día que respira libertad, convoca a la ejecutiva del PSOE andaluz. No quiere perder tiempo en reorganizar el partido. Año y medio estará en esa tarea, mientras trabaja en Abengoa en Sevilla, pero un día un compañero al que propinan una paliza da su nombre como responsable máximo del partido en Andalucía y no tiene otra opción que el exilio. Cruza los Pirineos la Nochevieja de 1947.

En el exilio –París, y sobre todo Bruselas–, se relaciona con núcleos sindicalistas y ocupa cargos de responsabilidad en la Internacional sindical, la CIOSL. Sigue trabajando para el PSOE, al margen de cargos, en una ocasión cruza la frontera española “disfrazado” de hincha del Standart de Lieja. Entra en la ejecutiva de transición de 1972, conoce a los nuevos militantes del interior y va a ser una de las personas claves en la preparación del congreso de Suresnes en 1974 –que anuncia en rueda de prensa clandestina–, el que marca el paso del eje del socialismo español del exilio al interior y el inicio del liderazgo de Felipe González, entonces Isidoro. Regresa definitivamente del exilio al inicio de la Transición y se afinca en Madrid. Vuelve a la ejecutiva del partido socialista en 1979 y permanece en ella hasta 1984. Se consolida su imagen de hombre trabajador, leal, ético, poco amigo de protagonismos. No está por ello en los primeros puestos de las listas al congreso o al senado de los primeros años de la democracia.

Homenajes. Al Congreso de los Diputados llega en 1986, cuando tiene ya 73 años y es por ello uno de los diputados de más edad, lo que es visiblemente un homenaje de sus compañeros andaluces. Repite en la siguiente legislatura, la de 1989, en ambos casos por la provincia de Sevilla. Por lógicas razones de edad, no es un diputado muy activo, tiene pocas intervenciones y éstas por lo general referidas a asuntos internacionales. En 1993 es elegido senador y en la Cámara Alta se vincula a las comisiones de Asuntos Exteriores.

En 1995 se le tributa un homenaje en su tierra, la Cuenca Minera, y tiene a su lado a Felipe González y a Alfonso Guerra. Por esos años le preocupan ya los problemas de corrupción interna que florecen en el socialismo español, años después afirmará que fue un grave error no corregirlo a tiempo. En 1996 deja el Senado. Tiene ya 83 años. Le llega una merecida jubilación, pero no va a permanecer nunca al margen de la actividad política ni al margen de su partido, para el que siempre será una referencia de lealtad, trabajo desinteresado y compromiso.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición