18 de agosto de 2018
 

 
  botón inicio botón contacta botón mapa web
foto cabecera
titulo cabecera
 
 
menu
PROVINCIAS
MONOGRÁFICOS
- Adiós al Hollywood europeo
- A donde habite el olvido
- Alfonso Canales, cronista cultural de Málaga
- Alfonso Grosso, entre balas y merengues
- Almería en tres miradas
- Antonio Gala no ha sido asesinado en Murcia
- Antonio Mozo, el innovador
- Asunción Andaluza
-
TROFEOS DISPUTADOS ENTRE 1973 Y 1983

- Caídas y más que caídas
- Caídos sin nombre
- Campo de sangre
- Cántico de Córdoba
- Centenario del nacimiento de Juan Ramón Jiménez
- Cerrado ante la justicia, abierto ante la historia
- Del olvido a la gloria
- Deporte, de la jerarquía a la democracia
- Despiertan los medios de comunicación
- Domínguez Ortiz, cita con la historia
- "Donde se vive y se muere fuera"
- Eduardo Chinarro, el periodismo laboral
- El arte al alba
- El Centenario de Vázquez Díaz
- El Correo de Andalucía en Huelva
- El fin de los monopolios
- El flamenco en la Transición
- El islote de Saltés
- El nacimiento del Festival de Cine Iberoamericano
- El reportero Sebastián Cuevas
- El torero que revolucionó las masas
- En el nombre de Jarcha, libertad sin ira
- En homenaje al maestro Ladis
- Entrevista a Antonio Gala

Diálogo del desamor

- ¿Estamos preparados para el cambio?
- Huelva canta libertad
- Huelva y la música
- José Gálvez Manzano populariza el billar
- José Prieto Escaso, arquero olímpico
- Juan Diego borda su venganza
- La creación nunca duerme
- La década gloriosa del Trofeo colombino
- La esquina de Pepe Jiménez
- La herida de Federico Villagrán
- La mirada de Ricardo
- La princesa comunista
- La radio del transistor
- Las voces prohibidas
- La Transición acelera el reciclaje de los periodistas
- La Transición de los periodistas
- La Transición en las librerías malagueñas
- Los interrogantes de Antonio Burgos
- Medios: la renovación inconclusa
- Nadie sabía nada
- Noche de guardia
- Pedro y Pablo en la Tasca del Matías
- Picasso, principio y fin
- Pudo ser un sueño, pero fue realidad
- ¡Que vienen, que vienen!
- "Se hace talento al andar"
- Semblanza/ Manuel Benítez 'El Cordobés'

Un flequillo le leyenda en la España de los 'seìllas'

- Távora en esencia
- Tránsitos
- Una irrepetible complicidad
- Un festival "rojo" en el franquismo
- Un lienzo pendiente
- ¡Viva Andalucía viva!
CIUDADES RELEVANTES
 

INICIO > PERSONAJES > SEMBLANZAS
 
  22 de julio de 2011
  Francisco Gutiérrez
  Francisco Trujillo, ilusión sin límites
  CC OO es hoy el sindicato mayoritario en Málaga gracias al trabajo de miles de compañeros y compañeras que contribuyeron con su aportación personal al desarrollo de esta organización que viene luchando por los derechos de los trabajadores desde hace más de 50 años, de los que los últimos 28 han sido en la legalidad.

El 30 marzo de 1977 el pleno de las Cortes eliminó 40 años de sindicato único y obligatorio. La prensa de entonces recoge la votación: 320 votos a favor, 11 en contra y 45 abstenciones. En abril de 1977 el Gobierno ratifica en Ginebra los convenios 89 y 98 sobre la libertad sindical, derechos sindicales y derecho a la huelga. Atrás quedaban largos años de lucha, represión, cárcel y muertes a favor de la libertad y la democracia. A pesar de la legalización “formal” había que conquistar la legalización “real” en la sociedad y en los centros de trabajo. La Transición fue complicada, hilvanada con enormes dificultades y resistencias por los resortes franquistas, porque como bien indicaba Francisco Trujillo Villanueva (Paco Trujillo) en julio de 1977 “la legalización sindical constituye un paso más hacia la democracia, conseguido por las presiones populares, en el que las movilizaciones de los obreros han tenido una importancia fundamental y decisiva”.

Eran tiempos difíciles en los que había que construir un sindicato de nuevo corte, “con carencia de cuadros, carencia de experiencia, se carecía de formación y no había medios económicos.” Durante mucho tiempo el único vehículo que tenía el sindicato para poder desplazarse a los pueblos era un Renault-6, propiedad de Paco y que puso a disposición de la organización y que lógicamente terminó para la chatarra ante la gran cantidad de kilómetros que se le hicieron. Esto puede considerarse una anécdota, pero que denota, claramente, el espíritu de sacrificio y desprendimiento personal que presidía la acción sindical en esos años. Todo ello en un contexto laboral de grandes manifestaciones, encierros, huelgas y movilizaciones para conseguir mejoras laborales y sociales, pero también la consolidación de la democracia seriamente amenazada como se puso de manifiesto el 23 de febrero de 1981.

Por ello, hablar de CC.OO. en Málaga es hablar de todos aquellos compañeros y compañeras que compartieron esos años de lucha y sobre todo hablar de Paco Trujillo, que lideró estos difíciles comienzos de CC OO como primer secretario general de la Unión Provincial de Málaga desde su legalización en 1977 hasta 1981, y que puso las bases del sindicalismo en nuestra provincia desde aquellos locales de calle Carretería número 33, pequeños y fríos, pero rebosantes de solidaridad.

Paco Trujillo y todos los compañeros de la época pusieron sus vidas al servicio de la organización, trabajando en el sindicato innumerables horas, lejos de sus familias. Su hija María nació mientras él participaba en la manifestación del Primero de Mayo de 1977, todo ello de manera desinteresada, por ideología y compromiso de clase, con más voluntad que certeza, y sin tener “ni puñetera idea”, porque como dijo Paco “de lo único que no carecíamos era de ilusión, una ilusión sin límites, que hacía grato el trabajo en el sindicato; nuestra vida estaba al servicio de la organización, y no de manera retribuida, sino de manera desinteresada. Esa ilusión era el capital más importante del sindicato, lo que hacía que nos enfrentáramos a los múltiples problemas que traía el trabajo sindical”. Estas palabras, a modo de testamento, es el fiel reflejo del compromiso de Paco Trujillo, no sólo en su época al frente del sindicato sino que ha sido la guía en toda su vida.

Su elección como primer secretario general de CC OO de Málaga la compatibiliza con sus tareas como delegado sindical en CITESA, al tiempo que su capacidad de trabajo y disciplina personal le permiten comenzar sus estudios universitarios, obteniendo la diplomatura en Relaciones Laborales y posteriormente la licenciatura en Derecho, todo ello en un tiempo récord.
Su compromiso sindical hizo que, a pesar de las múltiples ofertas que tuvo para trabajar como abogado en despachos particulares, se incorporara a la Asesoría Jurídica de CC OO, como decía “ganando menos y trabajando más pero con la impagable gratitud de los trabajadores y trabajadoras”. Ejerce como responsable de la asesoría hasta 1995, cuando se dedica a otra de sus grandes pasiones, la docencia, en la Facultad de Relaciones Laborales.
Entre clases de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, publicaciones, conferencias, estudios de futuro, etc., le sorprendió, hace tres años, esa maldita enfermedad llamada cáncer, contra la que ha estado luchando haciendo gala de su espíritu rebelde y nada conformista que ha guiado toda su vida. El 28 de abril de 2005, a los 55 años de edad, perdió su batalla contra la enfermedad, pero como todos los grandes hombres Paco Trujillo puede desaparecer físicamente sin que su compromiso se pierda como ejemplo de honestidad y referente de honradez para todos los que hemos tenido el honor de trabajar con él.
   
  pagina anterior pagina siguiente
 
 
   
 
  Inicio | contacto | mapa web   Transición